Follow by Email

15 de enero de 2020

De los Reyes a los "santos de hielo"


Transcurre enero y va siguiendo a grandes líneas una evolución normal desde el punto de vista climatológico. En la última entrada de este blog -la del 3 de enero- comentaba que hacia las fechas de Reyes suele ocurrir una retrogresión de la dorsal anticiclónica que propicia la entrada de aire más frío de componente este sobre la Península. Pues bien, esa entrada tuvo lugar aunque algo desplazada hacia el sur y con el eje de la dorsal sobre la mitad norte peninsular. Ello dio lugar a  que el aire frío que llegó no lo fuera excesivamente y que el viento no fuera muy marcado. Lo que sí originó es que, durante las encalmadas nocturnas, las mínimas descendieran un poco más. De este modo, en algunos observatorios las mínimas llegaran a los -11 o -12ºC tras unos valores más "suaves" -para enero- de -7 o -8ºC. 

Ya en aquella entrada del blog también comentaba que, a más largo plazo, se vislumbraba la posibilidad de la llegada de algunos frentes atlánticos. Pues bien, desde ayer día 14, el “aliento atlántico” ha comenzado a afectarnos, de modo que nubosidad y neblinas se extiende por amplias zonas de la vertiente atlántica y las temperaturas nocturnas se han suavizado. Sin embargo, las lluvias de hoy y de los dos o tres próximos días sólo serán significativas en el noroeste peninsular.

No será una situación duradera. A partir del fin de semana, el panorama quiere cambiar. En altura, sobre el Atlántico, aparece una pequeña onda, -un “remolino topo” lo llamaba Mariano Medina en su pionero libro “El tiempo es noticia”- que podría ser una pequeña vaguada más sin demasiada importancia. Sin embargo probablemente la va a tener -y mucha- para España al verse afectada por una reestructuración hemisférica de las grandes ondas de Rossby. En efecto, el crecimiento de una amplia dorsal al este de Norteamérica va a dar lugar a que esa pequeña vaguada crezca con rapidez y tienda a instalarse en nuestra zona entre el sábado y domingo. 


Previsto de 500 hPa y temp de 850 para la madrugada del viernes 17. Esa pequeña onda un poco al noroeste de Azores, en medio de la corriente del chorro, podría no tener mayor importancia, pero...


...pero sí parece que la puede tener. Veinticuatro horas después, el rápido avance y crecimiento de una dorsal corriente arriba, propiciado por un máximo de chorro proveniente de Norteamérica, potencia y profundiza la vaguada que se acerca más al noroeste peninsular. 
Otro "salto" de 24 horas hasta la madrugada del domingo 19: la vaguada se encuentra sobre el interior peninsular rodeada de un chorro cuyo máximo apunta hacia el sur/sureste. En Meteorología sinóptica, una de las primeras cosas que se aprendía, cuando prácticamente no existían los modelos, es que estas estructuras se moverían en la dirección de los vientos más fuertes que las rodeaban...
En cualquier caso, este tipo de evoluciones a tres o cuatro días vista suelen tener problemas de predecibilidad. Por eso conviene tener en cuenta cuáles son las zonas más críticas o dudosas de acuerdo con los modelos probabilistas. Como vemos, ese máximo del chorro y sobre todo su localización exacta, presenta aún algunos problemas. Y de su ubicación exacta depende mucho la predicción para esos días.
...Pero supongamos que las cosas suceden tal como apunta el modelo determinista para la madrugada del lunes. Ahora el núcleo frío de esa vaguada se encuentra sobre el norte de Argelia, al tiempo que aire muy frío a 850 hPa, por debajo de -8ºC, se extiende por la mitad norte peninsular....
Para ese momento en superficie ya se ha creado el típico seno de baja presión sobre el norte de Argelia-Túnez. Entre el y el anticiclón fluiría una fuerte corriente de vientos claramente del nordeste al norte de Baleares y más bien del este-sureste al sur. Esta confluencia de masas de aire distintas podría crear una línea de convergencia que focalizaría las precipitaciones más importantes y se extendería hacia el interior peninsular.

Por tanto, aunque caben aún ciertas dudas sobre la ubicación exacta de esta estructura, todo parece indicar que lo hará sobre el norte de Argelia-Túnez colocando su activa zona delantera sobre nuestra zona mediterránea. Sabemos que el resultado de ello serán lluvias abundantes en esas áreas con posibilidad de que sean intensas en algunas comarcas. Todo ello ocurrirá en el seno de una fuerte circulación de vientos de levante que traerán aire húmedo hacia zonas el interior de la mitad oriental peninsular. A lo largo de esa posible línea de convergencia de vientos a la que me refería en el pie de la figura anterior, ese aire remontará sobre el más frío ayudado por una cierta inestabilidad vertical. El resultado serán precipitaciones que podrían ser de nieve en algunas zonas pero no excesivamente abundantes, salvo en zonas montañosas de la mitad oriental. En cualquier caso, es difícil saber hasta dónde va a profundizar la entrada de vientos de levante y sus precipitaciones asociadas mientras que no se determine bien el comportamiento de la borrasca pero, en principio, no parece que pueda afectar mucho a la mitad occidental peninsular. De una forma u otra van a ser días con una sensación térmica de mucho frío....justo cuando la climatología popular nos recuerda que son las fechas de "los santos de hielo" (San Antonio el día 17 y San Sebastián el 20)




Acumulación de precipitación entre hoy y el miércoles 22 según el modelo determinista del Centro Europeo. Por supuesto que no se le puede dar mucha credibilidad a tantos días vista, pero sirve para reflejar como las zonas más favorecidas por las precipitaciones serán el noroeste peninsular en estos días de hoy al fin de semana y el área  mediterránea a partir del sábado. En las zonas del interior no cabe esperar gran precipitación salvo que cambie la situación de la borrasca. 

Esta borrasca parece que se quedará con nosotros al menos hasta mitad de semana aunque perdiendo actividad. Pero, a continuación, volverán las altas presiones invernales para quedarse varios días. Será entonces, en las todavía largas noches despejadas, con el aire frío que habrá quedado muy pegado al suelo, suelos a veces nevados, cuando se registrarán  mínimas muy bajas que en los sitios conocidos podrán rebasar los -15 pudiendo incluso llegar a los -20. Quizás los días más fríos del invierno...aunque aún nos queda febrero.

Para finalizar únicamente señalar que en esta evolución sólo parece tener componente troposférica. No se ha detectado hasta ahora ningún calentamiento súbito estratosférico que, tal como se ha puesto de manifiesto en los últimos años, tienen a veces bastante relación con situaciones de grandes fríos sobre Europa. Recordemos en ese contexto la famosa situación de "bestia del este" de finales de febrero de 2018 a la que sí se relacionó con uno de esos calentamientos súbitos. 


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y encantado de que te haya gustado, María.

      Eliminar
  2. La setmana dels barbuts. San Antonio, San Mauro y San Pablo ermitaño, la semana más fría del año. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Argimiro. Así es; otra forma de decirlo. Un saludo.

    ResponderEliminar