Follow by Email

22 de enero de 2021

¿Y esas tormentas?


Prácticamente, sin solución de continuidad, hemos pasado de la borrasca “Filomena” a la “Hortense”. Es verdad que esperábamos la entrada de las borrascas atlánticas –antes que “Hortense” fue “Gaetán"” y ahora parece que esperamos a "Ignacio"- para que ayudaran a despejar nieve y hielo y se suavizaran las temperaturas. Sabíamos que esa entrada atlántica nos traería también fuertes vientos, que generarían algunos peligros, pero que también colaborarían en la limpieza de la nieve. Y, en principio, ello no resultaba extraño ya que en invierno el chorro polar suele bajar bastante de latitud y originar borrascas bastante profundas como en este caso “Hortense”.

Los vientos fuertes llegaron la pasada noche alcanzando en algunas zonas velocidades muy altas de modo que no me extrañaría que se hubiera batido algún récord, pero lo que nos ha sorprendido a muchas personas es la gran actividad tormentosa que durante la madrugada se ha desarrollado sobre el centro y el cuadrante nordeste peninsular con gran número de rayos y el tremendo ruido de truenos y granizos que casi tapaban el ulular del viento.

Tras la sorpresa han llegado las preguntas ¿Cuál ha sido la causa? 

Confieso que a mí también me ha sorprendido esta actividad aunque en seguida he recordado el gran temporal de nieve de la Comunidad Valenciana de enero de 2017 en el que también se registró gran actividad tormentosa. Sin embargo, aquella situación estuvo provocada por una dana y sin embargo en este caso lo que teníamos encima era un intenso chorro polar.

No se puede descartar que en estas situaciones de chorro aparezca de forma aislada alguna actividad convectiva, pero en principio nada comparable a la intensidad de la pasada noche. En esta situación lo que me lleva a escribir esta entrada es compartir, hasta donde yo soy capaz de llegar,  lo que creo que ha pasado y dar pie a un intercambio de opiniones para que entre unos y otros tratemos de establecer el “modelo conceptual” del fenómeno.

Lo que sí está claro, tal como se ve en los mapas de 500 hPa del Centro Europeo, es que durante la pasada noche ha atravesado la Península una vaguada embebida en el flujo del chorro polar. No ha sido una vaguada demasiado profunda pero sí iba acompañada en su zona delantera de un máximo de vientos muy fuertes, lo que debía llevar aparejada en su zona delantera izquierda un área proclive a los fuertes ascensos verticales, que habrían sido la condición necesaria para el inicio de la convección. 


¿Pero habrá sido además de necesaria, suficiente? Ahí ya tengo dudas y planteo como pura hipótesis la contribución termodinámica del aire de niveles bajos, un aire de temperaturas suaves que nos había quedado tras pasar "Gaetán" y que ha podido ser elevado con bastante violencia por ese área de ascensos y por la llegada de aire más frío a las capas bajas (de hecho se observa la entrada de aire algo más frío en el mapa de 850 hPa.

Si esto ha sido así, sería otra manifestación más de la contribución de aire de características subtropicales –sería interesante saber si con temperaturas por encima de sus valores climatológicos- a una mayor intensidad de los distintos fenómenos atmosféricos que nos afectan y que parecen ser más frecuentes en estos últimos años.

8 comentarios:

  1. Me parece acertado el comentario. Y, en concreto, apoyo el contenido del último párrafo: ya en 1984 publiqué en un diario de alcance regional un artículo titulado "Hacia una subtropicalización del clima?, que casaría con lo expuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Así es y creo que es una tendencia imparable que nos debería preocupar y ocupar bastante más. Un saludo.

      Eliminar
  2. Nos sigues enseñando. Seguimos aprendiendo.
    Como cuando tu padre era mi maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. No sé quien eres pero te agradezco mucho ese cariñoso recuerdo a mi padre!

      Eliminar
  3. Este es el único blog que yo conozca donde no se niega “por sistema” el cambio climático y se dan claves para emprender lo que, se quiera ver o no, está pasando. Saludo cordial y muchas gracias. Juan Andrés

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Juan, intento ser lo más objetivo posible dentro de las limitaciones que todos tenemos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir entender, y no emprender. Sorry. Aunque creo que “entendió”. Gracias por tu trabajo, Ángel.

      Eliminar