Follow by Email

25 de septiembre de 2012

Un predictor de "raza" se jubila



Quienes me siguen en este blog conocen de sobra mi gran interés por el tema del “valor añadido” que un predictor humano puede dar a la salida de un modelo numérico dada la creciente calidad de éstos y la mejora que cabe esperar para los próximos años. Saben también que mi opinión es que queda sitio, y sitio todavía importante -además de en la comunicación y el asesoramiento especializado-, en la vigilancia y predicción de los fenómenos extremos dado que estos no son en general bien resueltos por los actuales modelos numéricos pero también que para ello se requieren predictores muy seleccionados y muy bien entrenados. Lo que quiero decir, quizás de una forma mas clara y coloquial, es que son necesarios predictores con una profunda vocación, personas que de algún modo “se enamoren” de cada situación y que sepan utilizar adecuadamente todos los recursos a su alcance para analizar, diagnosticar, conocer los puntos fuertes y débiles de los modelos con que trabajan, aplicarlos adecuadamente, introducir las correcciones que crean oportunas y llegar así a la  mejor predicción posible.

Estos predictores existen y en estos días se nos ha jubilado uno de ellos: Víctor Alcover, jefe del Grupo de Predicción y Vigilancia de Valencia. Víctor es una de esas personas enamoradas de la predicción a la que antes hacía referencia. Teniendo como área de responsabilidad durante muchos años todo el territorio de la Comunidades  Valenciana y Murciana tan pródigas en diluvios, tormentas y temporales marítimos, la presencia de Víctor “al timón” ha sido siempre una garantía de tranquilidad y control que sentíamos tanto los responsables de Predicción en AEMET como los de Protección Civil e incluso los propios periodistas.

Victor Alcover (foto tomada de RAM)

Víctor nunca trabajaba en solitario. Eran famosos en toda la Agencia los “briefings” del GPV de Valencia a través de los que formó “escuela” en cómo analizar, diagnosticar y predecir. En Víctor se han unido siempre ese “sexto sentido” de los predictores de raza, de los “enamorados” de la predicción, con el conocimiento y la utilización –siempre crítica pero inteligente- de los distintos modelos y técnicas. A todo eso él añadía un conocimiento profundo de los “modelos conceptuales” de las circulaciones mediterráneas y detectaba en seguida si estaban presentes todos los ingredientes necesarios para que una situación crítica se desatara. Y cuando faltaba uno de ellos aguantaba la presencia de todos los demás mientras vigilaba continuamente junto con sus predictores la aparición de aquel del que iba a depender el desencadenamiento de la situación. Y la predicción o el aviso llegaba en el momento adecuado y justo.

Un divulgador científico valenciano, buen amigo mío y suyo, me decía con motivo de su jubilación que Víctor era “quizás la persona que mas sabe de “gotas frías” de Europa. Uno y otro saben que a mí no me gusta nada el término “gota fría” -y probablemente explique aquí algún día la razón- pero hoy, reconociendo el profundo conocimiento del tema por su parte, rubrico encantado la frase porque se la merece.

Sé que Víctor no podrá dejar a un lado el seguimiento de sus “gotas” y de su Mediterráneo. Lo hará de una forma u otra y aunque ya no aparezca –supongo- por el Grupo de Predicción su “escuela” de predictores tiene un camino  a seguir bien marcado. Ha sido y será siempre un meteorólogo, un predictor de pura raza. Junto con mis mejores deseos en su jubilación, mi homenaje cariñoso para él y en él para todos los predictores “enamorados”. Hacen falta.



Se puede leer una interesante entrevista a Victor Alcover en este enlace de la "Revista del Aficionado a la Meteorología" (RAM)


2 comentarios:

  1. Una pena para el mundo de la meteorología , pero bien merecido se lo tenia, buen articulo, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ahora podrá hacer lo que le apetezca. Seguro que seguirá con sus predicciones.
    ¡Buen retiro!

    ResponderEliminar