Follow by Email

20 de septiembre de 2012

Adios verano, bienvenido otoño (pero con lluvia)


En la tarde de este próximo sábado –a las 16,49 horas- finaliza un verano que en España ha estado marcado por el excesivo calor – excepto el mes de julio que se mantuvo mas o menos en valores normales- y por la ausencia casi total de lluvias. A la espera de los datos oficiales de AEMET puede calcularse, viendo los datos de los tres meses del trimestre veraniego, que la anomalía de éste ha estado cercana a los 2 grados, es decir un período muy cálido aunque no de forma extrema debido al comportamiento de julio. Por su parte, las precipitaciones han debido quedar en  algo menos de la mitad de los valores normales. Ello no ha hecho sino intensificar la aguda sequía que lleva padeciendo España durante mucho tiempo tal como reflejan los correspondientes mapas.

Pero el verano no ha sido sólo muy cálido en España. Hemos podido seguir las noticias de desconocidas ausencias de nieve en Pirineos o Alpes, las olas de calor en Norteamérica  y sobre todo el impresionante deshielo en Groenlandia y en el Ártico, algo que ha batido todos los récords y que desde mi punto de vista es el suceso mas crítico y preocupante en este proceso del calentamiento global y con consecuencias a muy distintos plazos difíciles de pronosticar. Es verdad que en otras zonas como en las Islas Británicas el invierno ha tenido unas características muy distintas pero en el fondo no son sino las dos caras de una misma moneda: circulaciones muy onduladas del chorro con potentes “lenguas cálidas” hacia el norte y borrascas frías prácticamente estacionarias sobre determinadas zonas pero con un resultado global final cálido.

El verano también ha sido pródigo en balances climatológicos. Ya comenté en este blog la publicación por parte de NOAA del informe climático del año 2011 así como la reciente declaración de la AMS sobre el cambio climático de una gran claridad y contundencia y cuya traducción libre al castellano puede encontrarse aquí.

También hemos tenido alguna celebración aunque haya pasado un poco desapercibida: el 11 de agosto hizo 125 años que se puso en marcha el primer Servicio Meteorológico español. Además una muy buena noticia: el lanzamiento con éxito del METOP-B que asegurará la continuación de observaciones cruciales para el mejor funcionamiento de los modelos numéricos sin que suponga en absoluto, como algún periódico de difusión nacional ha osado decir, el final de las equivocaciones de los meteorólogos.

Y para que no faltara de nada dos perturbaciones tropicales se han acercado hacia nosotros en una temporada ciclónica rara en el Atlántico: a mediados de agosto un nuevo “Gordon” vino a morir frente a las costas de Portugal tras afectar a Azores mientras que  la curiosa, apasionante, impredecible “Nadine” parece tener una cierta vocación, aunque no del todo madura, de visitar la Península Ibérica.

Y ahora el otoño…

Y va a ser “Nadine” quien nos acompañe en esta transición del verano al otoño. Unas veces los modelos parecen querer alejarla hacia el Atlántico mientras que en otros momentos la conducen a la Península donde daría una buena “regada” que tanta falta nos hace. Sorprende incluso la salida del Centro Europeo de esta misma mañana en la que conduce a “Nadine” al Mediterráneo a través de Gibraltar manteniendo su estructura. Sería, al menos para mí, la primera vez que veo esta situación –lo cual no quiere decir que no haya ocurrido antes- ya que “Vince”, aunque a través de una trayectoria por el valle del Guadalquivir, llegó al Mediterraneo de Alicante completamente deshecho.

Pero haga lo que haga “Nadine” si parece que, curiosamente coincidiendo con el cambio de estación, también quiere cambiar la situación meteorológica. Una borrasca atlántica –la que podría haber interaccionado con “Nadine”- parece que afectará al noroeste peninsular ya el sábado extendiéndose después su acción al resto de la Península. Después, si “Nadine” decide finalmente visitarnos, es posible que, antes de la llegada de la propia perturbación y de algún modo "engranada" o inducida por ella, una banda nubosa de carácter tropical-subtropical, nos pudiera afectar con precipitaciones abundantes tal como comenta Francisco Martín en su interesante artículo de la RAM. Pero dado los rápidos y bruscos cambios que estos días experimentan los modelos este atractivo escenario es, de momento, sólo una posibilidad más.

Feliz entrada en otoño.

1 comentario: