Follow by Email

18 de marzo de 2012

Olor a primavera

La primavera astronómica comienza el martes a las 6,14horas y la atmósfera va adquiriendo ya también  su apariencia primaveral. Tras la marcha, probablemente el jueves, de la borrasca de niveles altos que   afectará a media España, van  a predominar sobre nosotros en los próximos días flujos aéreos poco definidos, asociados ocasionalmente a débiles embolsamientos de aire frío. Ello, junto con la energía solar que poco a poco se va incrementando,  dará lugar al crecimiento, primero sobre las montañas y mas tarde sobre el llano, de nubes en forma de grandes cúmulos que pueden llegar a ser cumulonímbos y ocasionar algunas tormentas humidificando, refrescando el ambiente y dejando ese olor característico que muchas personas identifican como "olor a primavera".



A veces esas tormentas, cuando intervienen otros factores, pueden dar lugar a precipitaciones importantes incluso de carácter torrencial con el problema añadido de la tremenda dificultad para hacer una buena predicción detallada del lugar y hora de su ocurrencia. Salvo estos casos dejan en general poca lluvia y además de una forma muy dispersa y heterogénea. Es lo que refleja el refrán popular de "Abril, aguas mil y todas caben en un barril".

Indudablemente éste no es el régimen de lluvias que se necesita para paliar sustancialmente el déficit de lluvia que padecemos. Para ello la mejor opción sería que llegara a España una serie de borrascas del Atlántico que afectaran con sus frentes a los dos tercios occidentales de la Península, el territorio denominado a "grosso modo" vertiente atlántica". Incluso si alguna  de ellas se "colara" un poco mas al sur, por Gibraltar, hacia el Mediterráneo, sería perfecto ya que podría provocar un temporal de lluvias mediterráneas que tampoco vendría mal.

Sin embargo no es ésta la situación. La corriente en chorro, ese intenso flujo de viento en las capas altas atmosféricas que ayuda a crear borrascas y luego las dirige en su recorrido, no apunta hacia España. Se encuentra muy orientado desde el Atlántico central hacia el norte transportando a esas borrrascas con su aire cálido y húmedo al lugar que "no debería": hacia el Ártico.

De momento vamos a ver lo que da de si durante estos días esta borrasca que se está formando sobre nosotros. Los modelos apuntan a lluvias relativamente importantes en la mitad oriental peninsular y a la aparición de algunas nevadas en cotas relativamente bajas de la mitad oriental y centro de la Península. ¿Se acumularán unos cuantos centímetros? ¿O será una nieve muy efímera? Recordemos aquel otro refrán muy característico de la primavera temprana española: "Nieve marcelina, en sus patas se la lleva la gallina"



No hay comentarios:

Publicar un comentario