Follow by Email

20 de enero de 2017

Algunas reflexiones sobre la ola de frío y las nevadas

Aunque este gran temporal de invierno en el área mediterránea no ha finalizado todavía y hay que estar muy atentos a los fuertes vientos y oleajes de los próximos días, sí parece haber pasado ya lo peor en cuanto a la ola de frío y sobre todo a las extensas y copiosas nevadas en grandes zonas de ese área y en algunas limítrofes de Castilla La Mancha y Aragón. Me parece por tanto el momento de esbozar algunas reflexiones y de plantear algunos interrogantes que se me ocurren y que pueden contribuir a un diálogo sobre lo sucedido.

Carreteras cortadas por la nieve en amplias zonas del este peninsular (foto: EFE)

Quiero referirme antes que nada a la parte estrictamente meteorológica. Si bien durante la semana pasada en la Península y Baleares, no estaba tan claro si esa situación podría provocar nevadas y, de hacerlo, en qué cantidad y en qué zonas. Si los modelos no dejaban muchas dudas respecto a la realidad de la ola de frío, eran cautos respecto a la nieve. Ello obedecía a las dudas sobre la formación o no de una borrasca en el seno de la onda retrógrada a la que me refería en esta entrada de la semana pasada. Parecía que, de formarse, no profundizaría demasiado hacia el oeste en cuyo caso no aparecería una entrada de aire húmedo en superficie y las nevadas serían poco extensas y no muy importantes en cuanto a precipitación. Sin embargo, y en la línea de lo que ya nos advertían los modelos probabilísticos, dos o tres días después, ya se vio que esa borrasca de niveles medios/altos se iba a formar y que profundizaría hacia el oeste llegando a estacionarse sobre el área de Gibraltar. En ese caso, las nevadas podrían ser mucho más importantes ya que se formaría una borrasca en superficie que facilitaría el flujo del aire húmedo hacia tierra y que, junto con el aire muy frío de capas medias, daría lugar a las nevadas. 

El mapa de 500 hPa del Centro Europeo del pasado día 12 previsto para el jueves 19 con información probabilística, indicaba que había que estar al tanto respecto a la ubicación final de la dana formada en el "fondo de saco" de la vaguada retrógrada. En la posición que daba el determinista no eran de esperar grandes nevadas, pero...

En el análisis de este jueves 19 se ve, que la dana se ha colocado más al oeste de donde indicaba el modelo determinista una semana antes y en línea con las "sospechas" del modelo probabilístico. Es la posición adecuada para la generación de otra borrasca en superficie enviando aire húmedo sobre el tercio oriental peninsular: nevadas aseguradas en amplias zonas.

Pues bien las nevadas han aparecido y con unas características que han llevado a que la propia Delegación de AEMET en la Comunidad Valenciana las califique como "históricas" ya que pueden haberse batido muchos récords de cantidad diaria de precipitación de los meses invernales -precipitación en este caso de nieve-, tal como ya se ha comprobado que ha ocurrido en el día de ayer en Alicante y Castellón. También destaca AEMET que, si bien se recuerdan algunos temporales de invierno en los que se registraron espesores de nieve parecidos, no hay antecedentes en cuanto a la gran extensión de la zona geográfica afectada por la nevada.

Por otra parte, lo que a mi me ha sorprendido mucho es la gran actividad convectiva en esta situación. Han sido muchos los testimonios de personas que, al tiempo que veían nevar copiosamente, relataban que veían relámpagos y escuchaban truenos, algo que confirma plenamente los datos de la red de detección de rayos de AEMET. Creo que esa actividad convectiva ha tenido mucho que ver con los problemas en muchas carreteras donde la precipitación de nieve ha debido ser muy intensa colapsando la circulación con gran rapidez. Al mismo tiempo, el viento asociado podría haber sido responsable -no lo se- de los problemas con el tendido eléctrico en líneas de RENFE que originaron la paralización de algunos trenes, además de la caída de algunas torretas de tendidos eléctricos.

No son desconocidas las tormentas en invierno, pero desde luego no son usuales -y menos con esta intensidad- en los temporales de invierno mediterráneos. Está claro que la inestabilidad era muy acusada y para ello tenía que haber grandes diferencias de temperatura entre la superficie del mar y las capas y medias de la atmósfera. ¿Era ese aire, digamos a 5000 metros, más frío que en otros temporales? ¿Estaba el mar más cálido de lo climatológicamente normal? Creo sinceramente que convendría investigar esta cuestión con datos y medios suficientes para ver el origen de esa inusual actividad tormentosa causante a mi juicio de buena parte de los problemas. 

Por lo que respecta a la predicción y avisos cabe reconocer el buen trabajo de AEMET en esta situación. Se dieron en los momentos oportunos los avisos especiales, tanto de la ola de frío como de las nevadas, y no hubo dudas en cuanto a emitir el nivel máximo de aviso -el rojo- en el momento en que se estimó oportuno, aún sabiendo la movilización que supone su emisión. Es verdad que en un principio se insistió más en la ola de frío, porque en esa línea iban los modelos, pero cuando se vio el nuevo sesgo en la predicción, se actuó con eficacia. 

Sin embargo, aún con avisos rojos, el tráfico ferroviario y sobre todo el automovilístico se ha visto seriamente afectado y cientos de personas pasaron la noche en sus vehículos. ¿Por qué? ¿Les llegó la información? ¿La interpretaron bien? ¿Se confiaron? Son preguntas que me he hecho, que nos hemos hecho tantas veces... 

Después de escuchar algunos testimonios, da la impresión de que había información suficiente sobre la ola de frío pero no tanto sobre la magnitud de las nevadas. ¿Pudo la primera información -la referida al frío- eclipsar en la percepción del público a la segunda -de la nieve- como si ésta última se hubiera tomado simplemente como un recordatorio de la primera, sin prestar demasiada atención a su contenido específico? Sería un buen tema de estudio para los psicólogos sociales. En cualquier caso, y pensando tanto en estudios de ese tipo como en la necesaria reforma del plan Meteoalerta, lo que si sería importantísimo sería la realización de una encuesta de urgencia a las personas afectadas por la paralización del transporte. Sólo ellas saben por qué fueron atrapadas por la nevada, y un buen estudio estadístico de sus respuestas podría darnos las claves para una mejora sustancial de avisos y alertas. 

Y una pequeña reflexión final sobre una cuestión que ya ha salido, y que saldrá más en los próximos días: ¿Es este temporal una muestra más de la variabilidad natural de la atmósfera o tiene algo que ver con el proceso del calentamiento global? Confieso que, en principio yo lo vi como un temporal más de invierno en el área mediterránea. Sin embargo, al observar su marcada componente tormentosa, y sobre todo al conocer la valoración de AEMET no puedo dejar de pensar -como ya he expresado otras veces en este blog- que en los últimos años a un récord sucede con rapidez otro y otro. Recordemos sin ir más lejos las intensas lluvias del pasado diciembre también en estas zonas. 

Dado que ahora ya hay técnicas para desarrollar estudios sobre la probabilidad de que un fenómeno pueda estar influido o no por el cambio climático vuelvo a insistir en la importancia que tendría estudiar esa posible relación en los fenómenos extremos que han ocurrido en España en los últimos años. Demasiados récords como para no ocuparse de ellos y sacar conclusiones científicas...y criterios operativos. 

Ahora que el Gobierno ha pedido excusas por las molestias causadas y parece dispuesto a sacar conclusiones y enseñanzas, sería el momento de plantearse en profundidad estos temas expuestos. ¿Volverá a disiparse todo de nuevo?

11 comentarios:

  1. En otros blogs de meteorológia tienen muy claro que tiene que ver el deshielo del ártico y la irrupción de agua dulce frío con el cambio de masas de aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Mariluz. Pues si, el deshielo del Ártico probablemente tiene que ver, ya que parece que la menor diferencia de temperaturas entre el polo y el ecuador da lugar a que el chorro polar se ondule mucho y provoque marcados descensos de latitud del aire ártico...que se encuentra con mares más cálidos y genera fenómenos más violentos. Indudablemente, con esas ondulaciones también el aire tropical asciende de latitud y sigue colaborando con la desaparición del hielo polar. Lo que pasa es que entre subidas y bajadas son más potentes las subidas de aire cálido que las bajadas de aire frío, lo que queda demostrado por el aumento de la temperatura media del planeta. Y por supuesto, también hay que tener en cuenta la alteración de las corrientes marinas.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. La American Meteorological Society ha publicado este mes de Enero este curioso estudio que indica en la gráfica que adjuntan un aumento de las tormentas de nieve en las ultimos años en el periodo 1960/2014 en EEUU ,se deberian contar las de los 2 ultimos inviernos 2014/2015 y 2015/16 que tambien fueron potentes.Estaria bien que los cientificos fueran despejando dudas si se debe o no a consecuencia del cambio climático porque casualmente estos ultimos años estamos inmersos en uno de los ciclos solares mas debiles de los ultimos 100 años segun la NASA

    https://solarscience.msfc.nasa.gov/predict.shtml

    ,no vaya a ser que la baja actividad solar tambien esté teniendo consecuencias climáticas y no lo sepamos.

    http://journals.ametsoc.org/doi/abs/10.1175/JAMC-D-15-0350.1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Creo que la baja actividad solar debería traducirse por una tendencia al enfriamiento...pero estamos en la contraria: al calentamiento, tal como la valoración del año 2016 muestra. En mi opinión, estos aumentos de nevadas podrían tener que ver con una mayor ondulación del chorro polar y con fuertes descensos hacia el sur del aire ártico. Como se encuentra con mares más cálidos, puede generarse convección de "invierno" con precipitaciones intensas pero en estos casos de nieve. En cualquier caso es una hipótesis y sería de desear que los dptos universitarios correspondientes dieran prioridad al estudio de los fenómenos adversos de estos últimos años.
      Gracias por el enlace al artículo. Saludos.

      Eliminar
  3. Desde luego que las tormentas de invierno no suelen ser así en el mediterraneo. Parece que octubre-noviembre se ha trasladado a diciembre-enero este año. Normalmente enero es un mes aburrido meteorológicamente hablando, con el mar muy bajo y en calma, les minves de gener, decimos aqui. Escribo desde el interior de la Marina Alta (Alicante) y llevamos cerca de 400 mm en este episodio, pero ademas con vientos de 80 km...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, Vicente. Si, esa es la impresión que da. Ha sido una dana típica de octubre pero que, al jugar con aire polar o ártico más frío ha dado mucha nieve junto con bastantes tormentas. La situación de diciembre podría considerarse más "invernal" pero no tanto las espectaculares cantidades de precipitación recogidas. Y, por último, la evolución final de la borrasca -ahora mismo- presenta algunos caracteres que no son de invierno. En fin un montón de cuestiones que merecerían un estudio profundo y prioritario por departamentos universitarios españoles y un cierto replanteamiento del sistema de avisos y alertas.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la relación de estos temporales con el calentamiento del Ártico, y por tanto, con el calentamiento global después de lo visto es prácticamente innegable.

    El clima está cambiando, y los daños que están dejando los estamos viendo. Y pienso que es lo bastante serio como para considerarlo una prioridad y que los gobiernos de TODOS los países se involucren, y se investigue y se aprueben leyes para controlarlo, porque los daños económicos y humanos a los que nos enfrentamos en los países más vulnerables los veremos. No puedo entender como algunos dirigentes se atreven a negar esta evidencia.

    Un saludo y gracias por estos excelentes análisis meteorológicos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por su reflexión Roberto. De acuerdo con usted.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ángel. Los datos difundidos en Twitter por @AEMET_CValenciana corroborando que se han registrado en los últimos tres meses más de 500 l/m2 en la ciudad de Valencia en los últimos tres meses, frente a la media anual normal de 480 aprox. dan cuenta de lo importantes que han sido los últimos episodios de inestabilidad en esa zona, pero también es cierto que en las medias de por sí es común que las distancias entre años húmedos y secos es a veces tan grande que hasta uno duda de si las medias arrojan luz o confunden más que otra cosa. Por no extenderme, formularé mi duda: ¿Cree usted que es razonable la postura de los escépticos con las tesis del cambio climático que vienen a argumentar que aquí lo que hay son ciclos húmedos y secos que se suceden de modo más o menos aleatorio pero vistos en amplitud más coherentes de lo que parece? En tal caso, ¿no serían estas borrascas mediterráneas últimas un contrapunto lógico a las repetidos temporales atlánticos que castigaron el oeste y noroeste de España en inviernos recientes? En mi caso reconozco estar muy confuso sobre cuál de ambas posiciones está más apoyada por evidencias científicas. ¿Qué podría comentarme al respecto? Muchas gracias por este blog. Es excelente.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nacho. La atmósfera es un sistema caótico y nunca va a hacer exactamente las mismas evoluciones, ni repetir ciclos con una gran regularidad, aunque es verdad que algunos como el ENSO o la Oscilación Multidecadal existen pero no de forma pautada o regular. Por otra parte, encontrar o no encontrar ciclos depende mucho del espacio temporal con el que se trabaje. En cualquier caso, yo no creo mucho en ciclos compensatorios. Pienso que en lo que realmente hay que fijarse es que la Tierra se está calentando, como otras veces sí, pero a mucha mayor velocidad y que los efectos -como el del Ártico- lo estamos viendo. Eso genera unas nuevas condiciones de contorno en el sistema océano-atmósfera que genera nuevas circulaciones, y que podría alterar cualquier otro ciclo. Buscar una regularidad perfecta en un sistema caótico y condiciones de contorno tan variables, para mí no tiene mucho sentido.
    En fin, espero no haberte liado más. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  9. Su respuesta ofrece argumentos lógicos frente al tópico de que esto va de ciclos. Era justo lo que deseaba tener. Muchas gracias

    ResponderEliminar