Follow by Email

18 de octubre de 2012

Crisis meteorológicas y oportunidades de renovación: en recuerdo del 20 de octubre de 1982


El Servicio Meteorológico británico ha publicado estos días una nota de prensa en la que recuerda, como hace ahora 25 años, una fuerte borrasca asoló algunas zonas de Gran Bretaña causando un importante número de víctimas y cuantiosos daños materiales. La predicción no fue todo lo correcta que hubiera hecho falta pero a raiz  de esa constatación el Met Office reforzó su actividades de investigación, operaciones y comunicación pública.

Curiosamente en España ocurrió una situación y una evolución muy parecida y este  sábado, 20 de octubre, se cumplirán 30 años del suceso que la inició aquí. Como  todos   recordarán,  la noche del 19 al 20 de octubre de 1982 se produjeron lluvias torrenciales en zonas de la mitad oriental peninsular pero que tuvieron su máxima incidencia en la cuenca media del río Júcar provocando una impresionante avenida que arrasó la presa de Tous e inundó varios pueblos de las Riberas alta y baja. Si bien la situación se detectó por el Instituto Nacional de Meteorología antes de producirse y se emitió la predicción correspondiente y algún aviso, ni los conocimientos científicos, ni los medios técnicos ni los procedimientos de comunicación de la época eran los adecuados para haber podido emitir unos avisos más eficaces y precisos.

Imagen infrarroja de Meteosat correspondiente a las primeras horas de la mañana del 20 de octubre de 1982. Se trata de una de las imágenes originales procesadas en la Universidad de Madison-Wisconsin por un equipo del INM utilizando el sistema McIdas. Los datos obtenidos permitieron catalogar como "complejo convectivo" a la gran masa nubosa que con colores azules y rojos (los azules vienen a representar las zonas con lluvias mas intensas) que se extendía sobre una amplia zona del centro-este peninsular. El remolino o borrasca denominado como "gota fría" o mejor "DANA" se encuentra centrado sobre el norte de Marruecos y "engrana" con una marcada circulación tropical-subtropical en niveles medios y altos que proviene del interior del continente africano. Por otra parte origina la aparición de una pequeña borrasca en superficie que lleva aire cálido y húmedo hacia el litoral mediterráneo. De la combinación de todo ello -pero no necesariamente siempre con todo ello- y delante de la "gota"- surgen esas grandes estructuras, los "complejos" o mas comunmente los "sistemas" convectivos que son los responsables directos de las extensas y eficientes lluvias. A veces algunos cumulonimbos asociados a la parte delantera del sistema, o sin conexión con él, pueden dar lugar también a precipitaciones intensas pero bastante menos extensas en tiempo y espacio.

La constatación por parte del primer gobierno socialista en 1982 de que era necesaria una acción profunda y radical en el tema de las adversidades meteorológicas permitió la realización de un Plan de Renovación Tecnológica que el Instituto Nacional de Meteorología tenía preparado pero a la espera de financiación. Ello permitió que durante los años siguientes pudieran implementarse nuevos sistemas de proceso de datos que, además de permitir explotar a fondo las informaciones de los satélites meteorológicos, daban la posibilidad de mejorar los modelos numéricos de predicción. Además se llevó a cabo el despliegue de una red de radares meteorológicos y de detección de rayos.

Indudablemente la disponibilidad de todos estos datos posibilitó la realización de nuevos estudios sobre distintos temas pero muy en especial sobre las lluvias torrenciales en el Mediterráneo. Por primera vez se podía pasar de una visión “sinóptica”  propia de la Meteorología "tradicional" a la denominada meteorología de mesoescala, con un detalle espacial y temporal mucho mayor y que hubiera resultado imposible haber llevado a cabo sin la implementación de los sistemas descritos anteriormente. Uno de los  frutos de estos trabajos fue el descubrimiento de los sistemas convectivos mediterráneos -a los que ya me he referido en esta entrada y en esta otra- como causantes directos de las intensas precipitaciones y que pueden aparecer –pero no necesariamente- en un entorno “sinóptico” de “gota fría” o DANA, tal como poco después de estos descubrimientos pasó a denominarse este tipo de perturbación en los ambientes mas técnicos.

Esta mejora de datos y conocimientos hizo posible a su vez una sustancial mejora en las predicciones de este tipo de fenómenos así como en su vigilancia. Poco tiempo después, a mediados de los 80, el INM puso ya en marcha en estrecha colaboración con la Dirección General de Protección Civil creada también en aquel tiempo, un primer plan operativo de realización de avisos específicos para estas situaciones: el denominado Plan Previmet Mediterráneo. Poco tiempo después aparecieron otros planes específicos para distintos fenómenos adversos hasta culminar en 1996 con la implantación de un sistema “todo fenómeno-todo momento-todo lugar”: el denominado Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Fenómenos Adversos. Un relato mas detallado de esta evolución aparece en esta otra entrada del blog.

En cualquier caso, mas allá de los detalles concretos, lo que se puso en marcha en materia meteorológica en España a partir de aquella situación del 19 y 20 de octubre de 1982 fue una nueva visión de la meteorología y de la predicción que se había iniciado ya en Estados Unidos pero no de una manera clara en Europa. De hecho, el sistema convectivo causante de las lluvias mas intensas de este episodio denominado mas técnicamente “complejo convectivo”, fue la primera estructura de este tipo que se identificó en Europa a partir de estudios realizados por personal del INM en la Universidad norteamericana de Wisconsin- Madison en el marco de un proceso de evaluación de distintos sistemas de proceso de datos meteorológicos. Fue un verdadero punto de inflexión en la meteorología española tal como el suceso de octubre de 1987 lo fue para la meteorología británica.

1 comentario:

  1. Gracias por el artículo y acertadísimo. Recuerdos de aquellos telediarios y de la tragedia. Memoria viva de aquellas desgracias que nos aportan conocimientos. Eres Ángel todo un referente a tener muy en cuenta. Saludos y Gracias

    ResponderEliminar