Follow by Email

22 de agosto de 2012

Después de "Gordon"


Ahora, cuando ya lo que queda de “Gordon” es una hermosa e inofensiva banda espiral nubosa casi estacionaria frente a las costas de Portugal, quiero hacer algunos comentarios y reflexiones en torno a esta perturbación y a su impacto mediático y social.
Una humilde espiral de nubes bajas al suroeste de Portugal es lo que hoy queda del huracán "Gordon"

La primera cuestión que se plantea es si la trayectoria de Gordon ha sido atípica en el espacio o en el tiempo. La mejor respuesta la podemos encontrar en elexcelente trabajo que ayer publicó Pedro C. Fernández en el portal Cazatormentas. Según este estudio y de acuerdo con los archivos del Centro Nacional de Huracanes, han sido al menos 16 los ciclones  tropicales que han afectado al archipiélago de Azores desde 1850. Por tanto no nos encontramos ante un hecho desconocido pero sí raro.

El siguiente punto es comprobar como han conducido los modelos numéricos este huracán. Desde mi punto de vista, teniendo en cuenta cual es el “estado del arte” en este tema, creo que el cálculo de la trayectoria ha sido bastante correcto y también muy correcta la descripción de donde y de que forma moriría “Gordon”: como baja residual y sin llegar a desarrollar completamente una transición extratropical. Como siempre, la predicción de la intensidad suele dar problemas.  Los modelos no preveían que Gordon alcanzara la categoría II pero lo hizo durante unas horas. Quizás algún problema con los datos de partida –temperatura del océano o determinación de la presión en el centro de la perturbación- pudiera tener que ver pero es solo una suposición porque la “gestión” de las perturbaciones tropicales por los modelos es muy compleja.

Por lo que se refiere a la trayectoria hay algo que creo que es importante resaltar y que me sirve de puente para conectar con la cuestión del impacto social y mediático. En los mapas de trayectorias posibles obtenidas por los sistemas de predicción por conjuntos, la mayoría de ellas señalaban el camino que realmente siguió el ciclón, si bien había alguna que apuntaba a Galicia o bien hacia Canarias. Este hecho -que para mi es un síntoma de la “buena salud” de estos sistemas predictivos-, llevó a que en las redes sociales se hablara de la posibilidad de que el sistema rozara a Galicia y, sobre todo, que se dirigiera hacia Canarias. Ahí es donde se despertó un cierto interés periodístico que llegó hasta los boletines infomativos de alguna cadena de radio, aunque se disipó con bastante rapidez dado que de inmediato se constató que las posibilidades de que eso ocurriera eran mínimas, prácticamente inexistentes.

Lo que si ha sido verdaderamente agradable y reconfortante es el magnífico seguimiento que se ha hecho en alguno de los foros de aficionados con análisis y comentarios que no desmerecen en absoluto de los que podría haber hecho un profesional experto. De igual forma, los interesantes debates suscitados los considero valiosos e imprescindibles para que la cultura meteorológica y la afición continúe creciendo. Si bien puede haber dado la impresión de que en las redes se podía estar dando una importancia desmesurada a un fenómeno que no iba a afectar a España y que no era del todo desconocido, es muy gratificante ver como la meteorología interesa cada vez mas en un país que necesita como el agua –y nunca mejor dicho- un empuje científico y cultural muy importante. A este respecto no puedo dejar de referirme a la excelente labor divulgativa y formativa que desde hace tiempo vienen realizando tanto la Revista del Aficionado a la Meteorología (RAM), como el portal “Cazatormentas” al que me refería mas arriba.

En cualquier caso, quizás la preocupación por una excesiva dedicación  a “Gordon” en las redes sociales provenía tanto del temor de que el tema pudiera desbordarse en el plano periodístico como por un aparente interés morboso hacia los fenómenos atmosféricos violentos por parte de algunos participantes. En relación con esto último mi opinión es que hay algunas expresiones que se pueden decir en el “calor” del seguimiento pero que por supuesto nadie suscribiría en la realidad y que, por tanto, no habría que dar mas importancia.

Sin embargo, por lo que respecta al posible “desbordamiento” en los medios, es curioso que, en vez de ser así, “Gordon” me parece que ha pasado prácticamente desapercibido en los medios españoles –exceptuando los espacios meteorológicos- salvo esa leve referencia a que pudiera afectar a Galicia o a Canarias. Me ha extrañado mucho porque, a veces, fenómenos de menor importancia o que ocurren mucho mas lejos de España han merecido una mayor dedicación de los medios y mas en agosto cuando siempre hay –puede que este año menos- una importante sequía informativa. Supongo que los periodistas que lo vieron en las redes buscaron información en fuentes solventes y a la vista de que no existía ningún riesgo para España decidieron no dar relieve a la noticia y ahorrar al público algún quebradero de cabeza. Bien está pero se perdió la ocasión de dar a conocer un fenómeno atmosférico muy interesante en una zona geográfica donde no es frecuente dando cuenta además del excelente trabajo realizado por los meteorólogos en su seguimiento y predicción.  No lo entiendo mucho.  Quizás algún periodista pueda aportar su opinión en este sentido.

2 comentarios:

  1. Yo no soy periodista...pero en mi opinión los periódicos no escriben artículos o hacen seguimientos de eventos por su importancia o relevancia sino en función de que sean más o menos..."llamativos"
    En este caso, como dices, hay noticias estos días que ya venden lo suficiente y son fáciles de seguir ( ecce homo, políticos metepatas, sánchez gordillos...), como para dedicarle tiempo a este evento, que además seguro que hay que documentarse y leer mucho antes de escribir cualquier artículo sobre él. por no decir ya, hacerle un seguimiento.
    Es la prensa de este país, no sé de qué te extrañas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Wen. En general estoy de acuerdo con lo que planteas. Sin embargo este caso SÍ es extraño porque se prestaba a titulares. Había avisos del Centro Nacional de Huracanes advirtiendo del paso de un huracán por Azores con vientos de hasta 180 km/h . En medio de la sequía informativa de agosto podía haber dado juego e incluso aprovechar para unirlo a otros temas. Pero me temo que en agosto las redacciones están aún mas diezmadas de lo que ya están habitualmente. Me preocupa mucho el declive del periodismo en España.

      Eliminar