Follow by Email

11 de junio de 2012

El "cuarenta de mayo" y el fin de la primavera


El pasado sábado hemos alcanzado el “40 de mayo”, una fecha muy significativa en el refranero popular que parece responder a  ese deseo casi generalizado de olvidar ya las veleidades de la primavera y sus consecuencias en cuanto al “baile” de ropas del armario a la calle y de la calle de nuevo al armario. Si bien  el refrán básico es “Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo” existen algunos añadidos que muestran que la cosa no está tan clara, como por ejemplo “…y si junio es ruin, no lo quites hasta el fin” o bien “…o si vuelve a llover te lo vuelves a poner” o incluso “ …y para más seguro hasta el cuarenta de junio” que es una fecha mucho mas preferida por los frioleros. En cualquier caso, por estos días en los que andamos hay ya muchos deseos, si no de que llegue el verano con sus calores, sí de decir adiós al “tobogán” primaveral. 

Desde el punto de vista astronómico, el verano se inicia coincidiendo con el solsticio que lleva su nombre, es decir el día en que el sol alcanza su máxima altura aparente en el cielo y da lugar por tanto al periodo más largo de iluminación solar, lo que ocurre alrededor del 21 de junio. Sin embargo los climatólogos prefieren trabajar con meses completos y definen como trimestre primaveral el correspondiente a los meses de marzo, abril y mayo; por tanto, desde ese planteamiento, la primavera climatológica ha acabado y ya estamos en el trimestre veraniego que sería el de junio, julio y agosto.

Podemos hacer ya por tanto un balance preliminar. En España, a la vista de los informes mensuales que figuran en la web de AEMET y a la espera de los datos definitivos que hará públicos la Agencia  en los próximos días, el trimestre ha sido cálido debido sobre todo al carácter extremadamente cálido del mes de mayo mientras que por lo que se refiere a las lluvias ha sido seco ya que, si bien llovió por encima de lo normal durante el mes de abril, no lo hizo así en marzo y mayo, meses en que llovió aproximadamente la mitad de lo que hubiera sido normal.

En cualquier caso, donde el trimestre primaveral ha tenido un carácter verdaderamente excepcional ha sido en Estados Unidos. Según el informe que hizo público la semana pasada el National Climatic Data Center, la temperatura media del trimestre fue de 14 grados, lo que supone una anomalía de casi 3 grados por encima del valor normal y superando ampliamente el anterior record para el mismo que se había registrado en 1910. Hay que recordar a este respecto que, tanto marzo como abril, fueron los más cálidos de  sus series y que mayo fue el segundo más cálido de la suya. Por otro lado, desde un punto de vista más amplio, el periodo junio 2011-mayo 2012 ha sido el conjunto de 12 meses continuados más cálido registrado en Estados Unidos desde que hay observaciones y además por un amplio margen. Si bien es verdad que la ocurrencia del fenómeno de “La Niña” ha tenido probablemente algo que ver manteniendo la circulación del chorro polar muy al norte, la extremadamente baja probabilidad de un suceso de este tipo no deja casi lugar a dudas de que está claramente conectado con el cambio climático y es de esperar que en los próximos meses aparezcan trabajos en las revistas científicas estudiando la cuestión. En relación con toda esta cuestión recomiendo el artículo del prestigioso meteorólogo norteamericano Jeff Masters que puede encontrarse aquí.

Y ya que estamos empezando el trimestre veraniego…¿como se presenta? De momento, durante la semana que empieza los mas frioleros no se quitarán del todo el sayo. El chorro polar en niveles altos afectará a España en mayor o menor medida durante toda  ella manteniendo en general temperaturas poco altas y ambiente algo húmedo sobre todo en la mitad norte. Y además todo ello con una cierta probabilidad de extenderse a la primera parte de la siguiente semana.  Pero si lo que queremos es una predicción para todo el trimestre, la última que ha elaborado AEMET para el mismo señala -con todas las reservas- una ligera tendencia a temperaturas superiores a los valores normales en la España peninsular y Baleares mientras que no se aprecian tendencias significativas respecto a dichos valores en Canarias. Esperemos que esa tendencia se quede en “ligera” porque sería tremendo que se presentaran en verano anomalías como las que ha tenido Estados Unidos en primavera y a las que me acabo de referir.

En cualquier caso, y por si algún lector siente curiosidad, yo no me siento todavía en verano. Pienso darle la bienvenida, como desde hace muchos años, en  la madrugada del día de San Juan sintiendo al sol bailar en su salida sobre las tierras de la Mancha. Otra opción para el fin de la primavera.

1 comentario:

  1. Yo hoy con forro polar. Menos mal que dejé un par de chaquetas cuando guardé la ropa de invierno :)
    Yo espero que sea un verano de piscina...con eso me conformo... :)

    ResponderEliminar