Follow by Email

4 de junio de 2012

¿Para cuándo?


Hace unos meses la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) publicó en  su web algunos de los resultados más relevantes de una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el pasado mes de septiembre en todo el territorio nacional sobre la percepción que la sociedad española tiene de la moderna meteorología así como del servicio prestado por la propia Agencia. Entre los varios resultados interesantes quiero destacar el que asegura que el 69,5% de los españoles se informa habitualmente del tiempo, mientras que de los deportes lo hace el 44,9%.

No es ninguna sorpresa. Es bien conocido que los espacios de información meteorológica están entre los más vistos en televisión y puede comprobarse por otro lado la proliferación de portales de información meteorológica que existen en Internet. Por otra parte, las informaciones sobre fenómenos meteorológicos se multiplican en los servicios informativos y crece sin cesar el número de aficionados que, bien agrupados en asociaciones o por “libre”, comparten datos, estudios, fotografías y vídeos o salen a la “caza” de tormentas.

A la vista de todo ello, ¿recibe un buen servicio la sociedad española en cuanto a información y divulgación meteorológica a través de los medios? Mi opinión es que el nivel de información en cuanto a predicciones es bastante aceptable pero muy escaso el de divulgación. Es verdad que en algunos de estos espacios informativos se  hace también algo de divulgación pero el loable esfuerzo queda limitado por la escasez de tiempo y por la urgencia puramente informativa. Existe divulgación en algunas páginas de Internet, incluyendo el web de AEMET, así como en algunos periódicos regionales mientras que en radio destacan los espacios de fin de semana de Jose Miguel Viñas en RNE. Probablemente existan mas actividades de este tipo pero las desconozco. En cualquier caso,teniendo en cuenta que la fuente primaria de información meteorológica para una parte muy importante de los españoles es la televisión, éste debería ser el gran canal divulgativo meteorológico.

Pero, ¿realmente es necesaria una mayor divulgación meteorológica? Creo firmemente que sí. Como han demostrado algunos estudios y sabemos -aunque sólo sea cualitativamente- las personas que nos dedicamos a esta actividad, el conocimiento que la sociedad posee sobre las características de avisos y predicciones, de las nuevas posibilidades de la moderna meteorología o sobre el clima y el cambio climático es en general insuficiente, fragmentario e inconexo.

El resultado de ello es, por una parte, la dificultad para utilizar gran cantidad de productos de predicción o de proyecciones del cambio climático, sobre todo de carácter probabilista, al no poder “formar” a ese público en su uso o en su interpretación. Otra consecuencia es la, probablemente, no del todo eficaz utilización de los avisos de fenómenos adversos al no poder explicar en detalle toda la información contenida en ellos. Por lo que se refiere al cambio climático una buena divulgación sería muy importante para desvincularlo de su conexión casi exclusiva con ideas catastrofistas y con los fenómenos atmosféricos adversos, que es la forma casi exclusiva en que el tema le llega al público e intentar mostrarlo con toda claridad presentando con sencillez certezas e incertezas.  Y en cualquier caso esa mayor divulgación meteorológica y climatológica satisfaría el gran interés que las personas tienen en general por el medio ambiente en que vivimos y que tanto nos condiciona.

Por tanto, si bien cualquier esfuerzo de divulgación en cualquier medio tendría gran utilidad y sería bienvenido, creo que sería muy importante la existencia de un espacio semanal en la televisión pública o privada. Tendría que ser, eso sí, un espacio a una hora aceptable y no perdido en las altas horas de la madrugada, bien presentado y tratado con gusto y cercanía. Podría disponer de distintos microespacios. Uno de ellos se dedicaría a dar una visión general de la evolución atmosférica prevista, de sus posibles incertidumbres y de los distintos escenarios que podrían presentarse introduciendo así conceptos de predicción probabilista. También se revisaría la evolución de la semana ya transcurrida con un breve resumen de cómo se comportaron las predicciones y la razón de posibles desviaciones respecto a las predicciones establecidas. Otro apartado estaría dedicado a breves entrevistas tanto a científicos como a aficionados, predictores o a cualquier persona cuyas actividades dependan en gran medida de la meteorología. Así mismo podrían explicarse conceptos claves de los avisos meteorológicos, las predicciones probabilistas o del cambio climático y en este caso con una visión integradora, coherente y relacionando los hallazgos científicos con su repercusión en  la vida diaria. Por supuesto podrían comentarse noticias curiosas, anunciar exposiciones, jornadas científicas  o concursos de fotografía. Y tantas cosas mas.

Creo que un programa  de este tipo dispondría de  una audiencia muy estimable, no tendría problemas de patrocinio y desde luego prestaría un servicio público verdaderamente importante. Por todo ello no llego a entender cómo no se ha realizado todavía cuando incluso llegó ya a existir en Televisión Española durante los años 60 y 70 del siglo pasado… En fin, puede que haya alguna buena razón para que no se lleve a cabo…pero honradamente, a mí no se me ocurre.

¿Para cuándo entonces?



No hay comentarios:

Publicar un comentario