Follow by Email

30 de enero de 2019

Ola de frío en Norteamérica...¿Se ha "roto" algo?

Una vez que, al parecer, la denominación "ciclogénesis explosiva" se va entendiendo correctamente -o al menos nos estamos acostumbrando a ella- y ya no causa alarma social, surge de nuevo la cuestión del "vórtice polar" y sus vicisitudes en relación con la acusada ola de frío que se está viviendo en Norteamérica.

A principios de enero se produjo un calentamiento súbito estratosférico que venía siendo anunciado desde varios días antes y que tiene lugar por la penetración en la estratosfera en invierno de algunas ondas troposféricas. Ese calentamiento tiende a invertir e incluso a "romper" la circulación del vórtice polar estratosférico, que es una potente circulación de vientos del oeste y que, a causa de ello, se puede perturbar y provocar el establecimiento de vientos predominantes del este. 

Todo parece indicar que esta perturbación puede irse propagando lentamente hacia niveles más bajos y afectar a la estructura del chorro polar, que puede ondularse mucho, y dar lugar a potentes entradas frías hacia latitudes bastante meridionales, un fenómeno que a veces se ha llamado rotura del "vórtice polar troposférico". Sobre la existencia de este vórtice y su "rotura" ha habido opiniones encontradas pero existe un consenso básico en que lo que fundamentalmente sucede es un cambio de patrón en la circulación del chorro polar. 

En cualquier caso, y aunque la cuestión está aún muy en estudio, esa posible transferencia energética desde las capas altas a las más bajas, parece que cuando ocurre, que no siempre lo hace, se lleva a cabo en un tiempo de unas dos semanas. Por eso se pensó  que, habiendo ocurrido ese calentamiento en los primeros días de enero, podrían notarse los efectos en superficie en forma de potentes entradas frías hacia mediados de mes, algo que no parece que sucediera. En ese caso, ¿podríamos decir que esta ola de frío norteamericana es efecto de aquel calentamiento súbito?... ¿o se trata simplemente de una entrada de aire ártico muy frío volteado por una potente borrasca centrada sobre el nordeste de Canadá dentro de un marco de variabilidad atmosférica invernal?

Análisis de 500 hPa y temperatura a 850 hPa a las 00 UTC del 30 de enero realizado por el ECMWF. A 850 hPa aparecen dos masas de aire muy frías. Una sobre el norte de Asia y otra, menos extensa, sobre Norteamérica. El chorro polar aparece bien delimitado con una ondulación mayor sobre Norteamérica pero no aparecen "roturas" ni fuertes circulaciones meridianas. 
Serán los expertos en estas cuestiones los que nos lo tendrán que decir. Y también será interesante saber si las temperaturas de ese aire ártico se mueven dentro de valores más o menos normales o están siendo realmente extraordinarias como parece Y, si lo son, ¿por qué este año esa masa se ha enfriado tanto? ¿Algo que ver con el calentamiento súbito?

Esperemos que estas cuestiones se conozcan y se divulguen cada vez mejor igual que, afortunadamente va ocurriendo con las ciclogénesis explosivas. Cuestión de...tiempo. 


4 comentarios:

  1. No ocurrió ya el invierno pasado? Aunque mas tarde y con menor intensidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los inviernos hay entradas frías de mayor o menor intensidad. La cuestión está en si ésta, que en principio parece fuerte, ha tenido que ver o no con el famoso calentamiento súbito, que ese no ocurre todos los años. Se trata de ir avanzando en el conocimiento de estas posibles relaciones.

      Eliminar
    2. creo que Meteolouro se refiere a esto:

      ...
      Investigadores de la Complutense y del CSIC han detectado que un cambio repentino en la estratosfera (a más de 30 kilómetros de altura) fue el que jugó un papel clave en la ocurrencia de dichas lluvias extraordinarias. A mediados de febrero la estratosfera polar experimentó un incremento súbito de la temperatura en un fenómeno llamado calentamiento súbito estratosférico (en inglés, Sudden Stratospheric Warming, SSWs). Sus efectos se propagaron hasta capas bajas de la atmósfera, afectando sobre todo a la región del Atlántico Norte donde contribuyeron a la aparición de un patrón de circulación atmosférica, caracterizado por un debilitamiento del anticiclón de Azores. Esto originó precipitaciones elevadas durante el mes de marzo de tal manera que la precipitación acumulada sobre la Península Ibérica al final de febrero estaba muy por debajo de lo normal, mientras que superaba el 75% de los valores de años anteriores al final de marzo...


      https://www.ucm.es/investigadores-de-la-complutense-y-del-csic-detectan-que-un-cambio-repentino-en-la-estratosfera-en-febrero-de-2018-jugo-un-papel-clave-en-el-final-de-la-mayor-sequia-europea-de-los-ultimos-50-anos-

      A ver si vuelven a sacar otro estudio que explique el origen"real" de esta pronunciada ondulación del Jet Stream que ha provocando en los EEUU esa ola de aire frio ártico tan importante con record de temperaturas bajas en Chicago por ejemplo, en los ultimos 25 años.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Solano. Si, a esa investigación de la Complutense, realmente interesante, me referí en esta entrada del blog: https://eneltiempo-angelrivera.blogspot.com/2018/12/pues-si-fue-un-calentamiento-subito.html
      Esperemos que, como dice, saquen un nuevo trabajo sobre esta situación, ya que parece bastante distanciada del calentamiento súbito. En cualquier caso, lo que a mí me llama más la atención es la temperatura tan extremadamente de esa capa de aire que ha invadido Estados Unidos. Creo que sería muy interesante seguir la pista a su formación.
      Saludos

      Eliminar