Follow by Email

23 de septiembre de 2018

Un ojo en el Atlántico, otro en el Mediterráneo...y sin perder de vista la Península

Creo que era Mariano Medina el que en su libro "El tiempo es noticia" decía que el chorro polar se comporta como un turista rico ya que en verano se va hacia el norte y en invierno hacia el sur. Parece que en los próximos días, aunque todavía no baje en bloque de latitud -esperemos que lo haga por nuestro interés en octubre y noviembre-, sí va a ondularse formando algunas vaguadas que darán lugar a danas. Es probable que el miércoles ya aparezca una de ellas en pleno Atlántico, algo al oeste de Azores, y otra hacia el jueves, sobre el Mediterráneo central. 

Pues bien, esas danas en el entorno subtropical en el que todavía nos encontramos y sobre mares aún cálidos o muy cálidos, originan procesos convectivos a los que, en sus comienzos, puede ayudar la propia dinámica interna de la dana. Se pueden desarrollar así estructuras de tipo subtropical, bien por una transición desde una baja extratropical preexistente o por un desarrollo directo. Una situación así fue la que se desarrolló la pasada semana en el Mediterráneo entre Córcega y Cerdeña y la península italiana y cuyo resultado fue un estructura difícil de clasificar, situada entre ciclón subtropical o medicane.

A la vista de ello, se ha despertado mucho interés por ver los desarrollos de este tipo que pueden darse a partir de mediados de semana tanto en el Atlántico central como en el Mediterráneo central. ¿Qué desarrollos, evoluciones o transiciones se producirán en el Atlántico?, ¿Aparecerá algún ciclón subtropical?...¿Y en el Mediterráneo? ¿Otro ciclón subtropical?, ¿Un medicane?...Y luego habrá que ver en el caso de que se formen, cuales acabarán siendo sus inciertas trayectorias.

En la noche del jueves al viernes el modelo determinista del Centro Europeo sitúa una dana en el Atlántico central y otra en el Mediterráneo central. La Península Ibérica, sobre todo el sur de ella, queda en el flanco sur de la dorsal, en una zona casi sin gradiente que es conveniente vigilar porque la mesoescala y el aire subtropical pueden dar alguna sorpresa.

Mapa previsto de superficie para el mismo momento del anterior. Una circulación ciclónica muy marcada sobre la dana atlántica: ¿qué estructura concreta va a ser y cómo va a evolucionar? También bajo la dana mediterránea aparece otra circulación ciclónica que, según el modelo determinista, se intensifica en los días siguientes. ¿Medicane? ¿Ciclón subtropical? Sobre la Península puede existir una ligera componente del  este, y como digo nada "sinóptico" en altura. A vigilar.


Sin embargo, estas evoluciones "lejanas" no deben desviarnos mucho la atención de nuestro propio entorno. Vamos a permanecer durante buena parte de la semana en el flanco sur de la dorsal anticiclónica. Es una zona de no gran estabilidad donde pueden aparecer algunos pequeños vórtices relativamente más fríos en altura a consecuencia de alguna débil retrogresión, o bien generarse por la evolución de débiles ondas en el seno de una atmósfera subtropical que no es necesariamente homogénea. Son estructuras en general poco definidas en los análisis de partida y por ello resueltas con cierta dificultad por los modelos numéricos; por ello interesa una vigilancia continuada y muy ayudada por las imágenes del canal WV de Meteosat. La presencia de esas pequeñas estructuras en ese entorno podría originar algunas tormentas a veces poco esperadas. Por tanto...un ojo en el Atlántico...y otro en el Mediterráneo...y sin perder de vista nuestras propias zonas. Es septiembre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario