Follow by Email

6 de septiembre de 2018

Un agosto muy "eléctrico": otra pieza más de un puzzle global

Ayer Rubén del Campo, portavoz de AEMET, informaba en una clara y concisa explicación sobre la gran actividad tormentosa registrada en España durante el mes de agosto. Un mes que, desde que AEMET tiene registros, ha batido el récord no sólo de rayos registrados en un mes de agosto sino de cualquier mes del año. Rubén apuntaba acertadamente a la presencia frecuente de vaguadas en nuestra zona geográfica como la causa básica de esta actividad tormentosa. 

Gráfica diaria de número de rayos durante el mes de agosto (fuente: AEMET)


En este contexto se me ocurren algunas cuestiones interesantes y también muy debatibles. La primera es constatar de qué -aparentemente- "poco" depende el que hayamos tenido este mes tan tormentoso en vez de otro seco y muy caluroso. En primera aproximación, sólo una variación de 20 o 30 grados en la inclinación media de los ejes de esas vaguadas ha sido la causante de esa diferencia. Si, en vez de una orientación media SW-NE, hubieran basculado ligeramente tomando una orientación norte-sur -como durante un par de días ocurrió- habría sido el aire del norte de África el que nos hubiera afectado de lleno, originando esas fuertes entradas del aire tórrido que hemos tenido en varios de los pasados veranos. 

¿Hay algo "raro" en esa orientación del eje? No me lo parece, salvo quizás su alta persistencia. Sin embargo habría que estudiarlo en el contexto de una escala planetaria y sin podernos olvidar los frecuentes episodios de olas de calor que han afectado a grandes zonas de Europa (también con gran actividad tormentosa) y que algunos estudios empiezan a relacionar ya directamente con el cambio climático.

Hay otra cosa que me gustaría también destacar en relación con la presencia de esas vaguadas. Se trata del aumento de humedad que han propiciado sobre España y que, lógicamente, ha tenido mucho que ver con la actividad tormentosa, tanto en cantidad como en intensidad. A mi modo de ver esa humedad ha sido tanto de origen atlántico como mediterráneo, tal como apuntaba en mi anterior entrada sobre el bochorno. Atlántica porque la posición de esas vaguadas al oeste-suroeste de la Península originaba en ocasiones la entrada de pequeñas ondas con aire atlántico subtropical, que alcanzaban hasta el interior peninsular. Y mediterránea porque su presencia también forzaba con frecuencia una cierta circulación de levante hacia ese mismo interior. Se originaban así algunas zonas móviles de convergencia entre esas dos masas, un hecho que desde mi punto de vista también ha tenido bastante que ver con las características tormentosas de agosto. Y de aquí surge si se quiere una segunda derivada: ...¿eran esas masas -atlántica y mediterránea- más cálidas y húmedas de lo normal?

Y para acabar...¿ha tenido que ver esta situación, -a nivel planetario, o al menos hemisférico, con la casi nula actividad de formación de ciclones tropicales durante agosto? ¿Se ha podido disipar sobre la Península mediante tanta actividad tormentosa parte de la energía que habrían utilizado esos ciclones a través de un transporte de aire cálido y húmedo hacia latitudes más septentrionales?

En fin, son hipótesis y cuestiones que dejo en el aire y que pueden estar desenfocadas o deficientemente orientadas y que son, como decía al principio, objeto de debate. En cualquier caso y como tantas veces he insistido, creo que convendría estudiarlas profundamente. Recuerdo que, ya en el año 2005, cuando la tormenta tropical Delta afectó a Canarias, se pensó en la creación allí de un centro -o al menos una unidad- de Meteorología Tropical por parte de AEMET, algo que, si no me equivoco, creo que no llegó a cuajar. ¿Sería el momento de replantearlo? 

2 comentarios:

  1. hola Ángel,
    son muy interesantes las preguntas que planteas ..

    Puedo darte mi modesta opinión , sobre los factores que hayan podido influir.
    Sobre la orientación SW-NE , la NAO ha estado fuertemente en fase positiva , este patrón en esta fase en verano,suele bloquear el aire torrido africano .

    Y deja unos veranos relativamente menos calurosos .
    Este patrón no tiene los mismos efectos ni actua igual en invierno como en verano , en nuestra peninsula .

    La Nao cuando está en fase positiva,produce vientos del Oeste más fuertes . Con lo cual frena a las masas cálidas africanas, no dejandolas subir tanto.

    Los descuelgues de bolsas de aire frío , han podido ser debido a la posicion tan alta que tenia el azoriano, que se ha ido a veranear a Escandinavia,,,
    Al estar tan alejado de su posición habitual , por el flanco izquierdo se le colaban estas bolsitas de aire frio del norte.

    Cuando la NAO está en fase positiva en verano , en la vertiente del
    Mediterráneo llegan brisas y vientos del Este y NE .

    Así que podría ser que por la fase positiva de la NAO podríamos tener parte de la solución a las incognitas meteorológicas de este verano .

    Pues sí llegaban a la península , como bien dices masas atlánticas y mediterráneas .

    Sobre lo que planteas que la escasa o nula actividad ciclónica en el Atlántico haya podido transportar esa energía hacia nuestras latitudes , lo veo bastante factible, sabemos que la atmósfera es un sistema de compensación de fuerzas o energias... si en un sitio sobra se vá , y cuando un sitio se queda vacío , llega otra masa para compensar ese hueco .
    Es una manera muy coloquial de decirlo , jejeeje .

    Bien sabemos que el Pacífico Central se está calentando, las predicciones del NOAA dan un 70% de posibilidad que se forme un NIÑO para otoño e invierno . Ello quiere decir que el Pacífico Central se está calentando , con lo cual el Atlántico Central se tiene que enfriar . Esa energía se puede haber ido trasladando hacia nuestra latitud .

    Cuando el Pacifico central se calienta , en la temporada de huracanes , estos disminuyen o casi no aparecen ...


    Supongo que estos patrones climáticos pueden haber influido en el tiempo de este verano en nuestra península , evidentemente debería hacerse un estudio mucho mas serio y riguroso , y contemplar otras variables que no he comentado ,que también son importantes en el puzzle atmosférico ..

    un abrazo empar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu interesante aportación Empar. Tu conoces bien la NAO y puede que por ahi vayan las cosas. Un abrazo!

      Eliminar