Follow by Email

9 de octubre de 2018

"Leslie", probabilidades y comunicación

Hace hoy 13 años, el 9 de octubre de 2005, una tormenta tropical denominada "Vince" que se había desarrollado frente a las costas de Marruecos, se convirtió en huracán de categoría 1 y, ya degradado, entró en la Península por la costa del golfo de Cádiz como tormenta o depresión tropical. Mientras recorría Andalucía perdía energía con toda rapidez pero, aún así, llegó a alcanzar el Mediterráneo como una débil zona de bajas presiones. 

El ciclón tropical "Vince", el 9 de octubre de 2005 (imagen WorldviewNASA)

Aunque la actual tormenta tropical "Leslie", a punto de pasar nuevamente a huracán, ha desarrollado un largo y muy distinto ciclo de vida, existe la posibilidad de que, en cuatro o cinco días, pudiera también a afectar a la Península Ibérica. Y si seguimos con las efemérides, y tal como nos recordaba hoy en Twitter Jonathan Gómez Cantero (@JG_Cantero), es realmente curioso que, hace justamente un año, el huracán "Ophelia", cuyo paso relativamente cercano a la Península coincidió con una terrible oleada de incendios en Portugal y Galicia el fin de semana del 13 al 15 de octubre, se encontraba prácticamente en el mismo lugar del océano Atlántico donde hoy se encuentra "Leslie". 

"Ophelia", todavía como tormenta tropical, el 9 de octubre de 2017 
"Leslie", el 9 de octubre de 2018

A partir de todas estas ¿aparentes? coincidencias se podría comentar mucho sobre la relación de los ciclones tropicales con la Península Ibérica, así como sí se ha observado alguna tendencia en sus recorridos durante los últimos 30 o 40 años, o qué podría pasar en relación con ellos y su trayectoria en el contexto del cambio climático. Sin embargo, mi pretensión en esta entrada de hoy es compartir una pequeña reflexión sobre la comunicación de este tipo de situaciones.

Con la libre disponibilidad en Internet -por diversas vías- de los productos de predicción del Centro Europeo hasta diez días, algo con lo que estoy completamente de acuerdo, no se puede evitar que en las redes sociales aparezcan de inmediato referencias a este tipo de fenómenos y a su evolución, y más si existe alguna posibilidad de que puedan afectar a España. Algunas contribuciones son realmente valiosas mientras que otras inducen a la desinformación y al alarmismo. A partir de este punto entiendo que es también inevitable que los medios de comunicación tengan que hacerse eco de ellos bastantes días antes de que la situación pudiera hacerse realidad (recordemos que, sobre la posible llegada de "Leslie" a la Península, algo que, en caso de suceder, no sería antes del próximo domingo, ya se empezó a hablar como mínimo desde ayer lunes). Indudablemente la incertidumbre es tremenda porque en estos casos, casi todo depende de cómo sea la interacción del ciclón tropical con las vaguadas atlánticas que pueden arrastrarlo o "absorberlo". Y esa interacción depende, por una parte, del movimiento bastante errático del ciclón y, por otra, de la configuración final de la vaguada, algo que está muy unido a posibles modificaciones de las ondas de Rossby en zonas incluso del Pacífico, tal como acertadamente comentaba recientemente González Alemán en Twitter (@glezjuanje): 

La incertidumbre en la predicción de #Leslie parece estar principalmente debida a dos ciclones tropicales en el Pacífico, que van/están a alterar el flujo del oeste de latitudes medias (ondas de Rossby), y que se propaga hasta el Atlántico. Esto los modelos no lo suelen ver bien.


A dónde quiero llegar a parar es que, si se decide informar al público con tanta antelación sobre un ciclón que, según las distintas "pasadas" de los modelos deterministas, un día va a parar a Irlanda, otro al interior de la Península Ibérica, otro al golfo de Cádiz, o a "morir" apaciblemente frente a las costas marroquíes, o incluso volver de nuevo tras sus pasos y dirigirse de nuevo a "océano abierto", debe hacerse con un enfoque claramente probabilista utilizando productos de este tipo que ahora se presentan de forma bastante comprensible y  que, de paso, permiten explicar, aunque sea muy brevemente, la complejidad y el interés de este tipo de situaciones y seguir introduciendo al público en la predicción probabilista. 

Visión probabilista de la trayectoria de "Leslie" hasta la madrugada del lunes. Creo que es un producto claro e intuitivo con una mínima explicación preliminar  (WXCharts/MetDesk) 

Y de paso, si aún queda algo de tiempo, comentar algunas situaciones parecidas como a las que me he referido más arriba, para informar, -e incluso formar algo más- al público sobre estas interesantes situaciones que, quizás, deberemos tener en cuenta cada día un poco más.

De una forma u otra para comienzos de la próxima semana "Leslie" se habrá ido o desaparecido, y parece que entraremos en las situaciones típicas de octubre con formación de danas y temporales mediterráneos.... si se colocan en el lugar adecuado. En los últimos años les ha costado hacerlo. A ver ahora. 

2 comentarios:

  1. Sumamente interesante como siempre Ángel tus aportaciones en este Blog...
    Como ves la evolución de Leslie en este momento que muchos de los modelos y ensembles optan por el escenario peninsular.
    ¿Podriamos estar en la antesala de un acontecimiento histórico meteorológico o todavía es demasiado pronto para asegurar nada?

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan. No sabemos sí antes pasó alguna vez. Antes de la era de los satélites se tenían noticias de algunas borrascas de gran intensidad que dejaban "descolocados" a los predictores. Ya con satélites, vimos llegar a "Vince" aunque era más pequeño y menos intenso. Si Leslie entra como huracán hasta la costa portuguesa, no se si es un hecho histórico, pero sí muy significativo. Podría entrar dentro de la "variabilidad natural" pero unido a muchos otros fenómenos de los últimos tiempos, hace pensar en un avance hacia el norte de la atmósfera subtropical y sus estructuras asociadas. Algo a lo que en España deberíamos prestar más atención desde todos los puntos de vista. Saludos.

    ResponderEliminar