Follow by Email

28 de enero de 2015

Nueva York, nieve y probabilidades



Actualización al final del texto

La que parecía que iba a ser la "tormenta de nieve del siglo" en la costa este de Estados Unidos se ha quedado sólo en una nevada importante de invierno. En la ciudad de Nueva York el espesor caído ha sido la mitad, o algo menos, de lo que se había pronosticado. Dada la rigurosidad de las medidas que se habían adoptado, no han tardado en aparecer las críticas ante la "sobrepredicción", junto con  los argumentos oficiales (alcalde de Nueva York, director del Servicio Meteorológico) en el sentido de que, ante el grave pronóstico, se había hecho lo más correcto. Y también las disculpas de algunos meteorólogos por los trastornos ocasionados. En paralelo, entre los profesionales, se discute si esta vez el modelo de predicción norteamericano ha "manejado" mejor la trayectoria de la borrasca que el modelo del Centro Europeo, de forma inversa a lo que ocurrió en el caso de la que fue tormenta tropical Sandy.

(Foto: AP)
Aunque no he estudiado en detalle la situación, parece que la trayectoria de la borrasca se desvió algo de la inicialmente prevista, de modo que las cantidades de precipitación en muchas zonas fueron bastante menores que las pronosticadas,  si bien en algunas se acercaron. Si en esas zonas se hubiera encontrado Nueva York no habría habido críticas o hubieran sido mucho menores y desde luego, si la precipitación hubiera sido de lluvia, el error hubiera pasado prácticamente desapercibido. En este sentido los meteorólogos que hemos tenido que bregar con la predicción de nieve en Madrid conocemos bien, demasiado bien quizás, estas tensiones y emociones.

En cualquier caso, a lo que quiero referirme fundamentalmente en esta entrada es a un aspecto de las declaraciones de un meteorólogo norteamericano que han pasado casi desapercibidas. Según él, entre los distintos escenarios posibles, el que originaba la gran nevada era el más probable, pero parece ser que había otro, menos probable, que sí reflejaba esa distinta trayectoria de la borrasca, la que ha resultado ser verdad. Está claro por tanto que se manejó la predicción por conjuntos y se obtuvieron los posibles escenarios de evolución junto con sus probabilidades de ocurrencia. A partir de ahí...¿se difundió una predicción probabilística tal como suele hacer el Met. Office británico en situaciones de este tipo?..¿Se eligió el escenario más probable y se difundió como una predicción "categórica"? Y, si fue así...¿no asumieron los meteorólogos una responsabilidad mayor y una certeza mas alta que la que la ciencia podía dar?

No conozco los detalles de cómo actuó el Servicio Meteorológico estadounidense y tampoco cómo lo hicieron los múltiples canales meteorológicos. En cualquier caso mi opinión, ya conocida, es que hay que difundir la mejor información que la ciencia nos puede dar. No menos, pero tampoco más. Imaginemos que se hubiera dado una probabilidad de un setenta por ciento de que la borrasca llevara la trayectoria "grave" pero que luego resultó errónea y un veinte o veinticinco de la que resultó verdadera. Seguramente las autoridades hubieran actuado como lo han hecho...Pero, ¿y si las probabilidades hubieran sido las contrarias? Creo que en situaciones de fenómenos adversos no se puede estar al albur de reacciones psicológicas y sociológicas improvisadas ni tampoco a actuar siempre de acuerdo con el escenario más probable. A veces los fenómenos más extremos se "agazapan" en los escebarios menos probables. Y ocurren. 

Hay que perder por tanto el miedo a la predicción probabilística. Es necesario utilizarla, acostumbrarse a ella, establecer protocolos de actuación de acuerdo con ella. Es la mejor información disponible y, si se utiliza y se potencia, cada día lo será más. No la rechacemos por comodidad o dificultad. Es mucho lo que nos jugamos. Unos y otros -meteorólogos, responsables de protección civil y sociedad- debemos  tener y utilizar la mejor información y asumir, de forma adulta, las decisiones y responsabildades que nos correspondan a cada uno. Ni menos, ni tampoco más.

Enlace recomendado sobre esta situación y sus probabilidades asociadas


Actualización a las 17 horas del día 28:

Transcribo a continuación la traducción aproximada de un fragmento de la noticia que hoy publica el Washington Post:

El director del Servicio Meteorológico Nacional Louis Uccellini, en una rueda de prensa esta tarde, dijo que su agencia no hizo lo suficiente para comunicar la incertidumbre en el pronóstico para la ciudad de Nueva York y Filadelfia, donde las predicciones de nevadas fueron demasiado altas.
"Nos corresponde comunicar la incertidumbre de la predicción", dijo Uccellini. "Tenemos que dejar claras las incertidumbres."
Y agregó: "Vamos a revisar este [tema de la comunicación de la incertidumbre en los pronósticos del tiempo] con mucho cuidado y evaluar un enfoque diferente cuando tratamos con este tipo de tormentas".

1 comentario:

  1. Hola Ángel,
    A estos americanos les ha pasado como con la película de Tiburón pero al revés, esperaban el tiburón y como cuando ha llegado no se ha comido a nadie, se han llevado una desilusión ….
    En mi opinión los servicios meteorológicos estadounidenses han hecho bien en avisar de las posibles intensas nevadas que podían caer …. Pero la gente de a pie, no sabe lo difícil que es acertar con el lugar exacto de donde van a caer , es como cuando llegan las fuertes lluvias a la comunidad valenciana, la pequeña variación de 40 ó 50 km en el recorrido atmosférico puede hacer que en unos lugares sean más fuertes y en otros débiles los efectos meteorológicos….. Son tantas las variables que pueden influir en esto , que las autoridades civiles ( lease alcalde de N.York ) no debería ser tan duro porque la fuerte nevada que estaba pronosticada ha caído unos kilómetros más hacia allá…….
    Creo que una de las claves de estos sucesos , puede estar en estos momentos en el Jet Stream del Pacífico , el cual con la debilidad del NIÑO que estamos teniendo , es influenciado fuertemente , pudiendo variar la trayectoria de las borrascas,,,, y en este caso ha actuado como si las condiciones del Pacífico central fueran frías , en vez de cálidas como serían las normales con NIÑO,,,,,,,
    Esto puede indicarnos que el evento cálido del NIÑO está a punto de terminar…
    Un saludo empar

    ResponderEliminar