Follow by Email

14 de marzo de 2013

Semana Santa, tiempo, predicciones...


Llega de nuevo la Semana Santa y con ella el interés por conocer cuanto antes las predicciones meteorológicas. Y, una vez más, sin avanzar mucho en el uso adecuado de la mejor herramienta para ofrecerlas: la moderna predicción probabilista. ¿Por qué? 

Hace casi un año, en una de las primeras entradas de este blog, me refería a las que llamo "semanas de pasión" de los meteorólogos que, para mí, son las dos que anteceden a la Semana Santa y, en ocasiones, también la que la sigue. Las dos primeras por la presión que se sufre ante el deseo general de conocer cuanto antes la predicción para los días festivos y la última, para aguantar el chaparrón de críticas que, muchas veces de forma injustificada, se vierten si se estima que las predicciones han resultado fallidas. Aunque quizás este proceso forme ya parte del ritual celtibérico de la Semana Santa, creo que, si se quiere, sería en buena parte evitable. 

Quienes me siguen en este blog saben de mi apuesta total por las predicciones probabilistas, teniendo en cuenta que la única forma de dar una predicción meteorológica con rigurosidad científica es ésta. Los mas importantes modelos numéricos de predicción extienden su rango hasta un par de semanas, de modo que cuando escribo ésto ya tenemos predicciones hasta los días centrales de la Semana Santa. Desgraciadamente, en Internet y con acceso libre, sólo disponemos hasta ese plazo de las provenientes del modelo GFS norteamericano pero no de las del Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo, -el mejor del mundo en casi todos los aspectos- y ello debido a las políticas comerciales europeas tan distintas a las norteamericanas.

Si nos centramos por tanto en ese modelo GFS, vemos que la tendencia que muestra para  los días centrales de la Semana Santa está marcada por el paso de una corriente de vientos de Poniente sobre la Península y Baleares. En este caso, los frentes afectarían fundamentalmente al cuadrante noroeste peninsular. 


Mapa de 500 hPa procedente del modelo GFS y previsto para la noche del Jueves al Viernes Santo. Con este tipo de configuración los frentes afectarían sobre todo al cuadrante noroeste peninsular y las temperaturas no serían muy frias. En cualquier caso, en la salida de ayer de este mismo modelo aparecía una dorsal anticiclónica sobre la Península.
  
Sin embargo sabemos que, si siempre una predicción a este plazo tiene una gran incertidumbre, ésta es mayor si cabe en los comienzos de la primavera. Hasta hace diez o doce años los meteorólogos sólo podían llegar hasta aquí y dar, a priori, poquísima credibilidad a esta predicción....aunque, en honor a la verdad, en esa época, los modelos "sólo" llegaban hasta los 8 o 10 días. Sin embargo, ahora contamos con las técnicas "ensemble" que nos permiten saber la probabilidad concreta que tiene esa predicción y a las que me he referido con frecuencia en este blog.

Pues bien, si ahora observamos un producto de predicción proveniente de esta técnica, vemos como a partir de mediados de la próxima semana la evolución de la atmósfera es poco predecible, tal como delata la dispersión de las distintas líneas de evolución de la figura.


Meteograma para Madrid procedente del "ensemble" GFS. Abarca el periodo del 15 al 30 de marzo. Si bien no es posible hacer aquí un estudio detallado, cabe apuntar que, a mayor dispersión en las líneas que representan las distintas evoluciones posibles, mayor es también la incerteza sobre la evolución real. En cualquier caso el meteograma apunta para la Semana Santa madrileña hacia temperaturas no muy frías y lluvias débiles, en el caso de que ocurran. Sería interesante ver esta misma evolución con los productos "ensemble" del Centro Europeo ya que son de mayor calidad.
Si bien el gráfico anterior muestra buena parte de las distintas evoluciones posibles, por sí mismo no nos permite calcular numéricamente las probabilidades de que la evolución sea de un tipo u otro, pero, por supuesto, es posible hacerlo a partir de los datos básicos de esta técnica.  Como puede verse, no cabe todavia establecer un pronóstico fiable pero es importante conocer las probabilidades de las distintas evoluciones alternativas y como, día a día, estas se van concretando. En cualquier caso es una lástima no poder disponer libremente de los productos "ensemble" del Centro Europeo que también alcanzan los quince días y que tienen una calidad muy superior a éstos del GFS. De ellos podríamos obtener una visión más amplia y confiable de lo que puede ocurrir.

De todas formas, de nada sirve disponer de ellos si todavía existe una gran renuencia tanto por los Servicios Meteorológicos como por muchos comunicadores meteorológicos a hacer uso de los mismos en las predicciones para el público, en el caso de que dispongan de ellos, claro está. Se tiene la sensación de que el público va a pensar que "ahora los meteorólogos están menos seguros que antes" o de que no se quieren "mojar" y, en cualquier caso, de que no se van a entender y que va a ser peor el remedio que la enfermedad. Esa sensación es en parte razonable, ya que la comprensión adecuada de una predicción probabilista requiere una cierta formación del público que la recibe. Ésta no se puede hacer con garantía a través de los propios espacios del tiempo y requeriría de programas semanales de divulgación donde se podría explicar sencilla y cuidadosamente. Como esa posibilidad hoy por hoy desgraciadamente no se da, es loable cualquier intento de ir presentando poco a poco este enfoque en esos espacios meteorológicos diarios. A este respecto fue muy interesante la experiencia que llevó a cabo en la Semana Santa del año pasado el equipo de meteorólogos de TVE presentando los dos o tres escenarios mas probables de evolución de la atmósfera con las probabilidades de ocurrencia de cada uno de ellos. Era la mejor información que podían aportar, fue en general bastante bien recibida por el público y espero que este año, si es procedente, la repitan de nuevo.

Esta buena acogida indica que el público no se cierra a informaciones novedosas si se explican y presentan adecuadamente. Toca insistir una vez más que las predicciones probabilistas encierran una información muy rica y muy útil para la sociedad incluso en algo tan crítico y sensible como la probabilidad de ocurrencia de fenómenos atmosféricos adversos. No es de recibo que informaciones de este tipo, que tanta inversión requieren en satélites, ordenadores e investigación científica, no se aprovechen exhaustivamente bien sea por planteamientos muy restrictivos en cuanto a liberalización de productos o a falta de interés a la hora de facilitar espacios y tiempos de divulgación adecuada.

Aunque, quizás, en el fondo, el debate sea sí queremos conocer las predicciones con la mayor antelación posible, aceptando un notable grado de incerteza aunque con información frecuentemente ya muy útil, o bien preferimos esperar a que esa incerteza sea ya muy pequeña y por tanto conocerlas con muy pocos días de antelación. Me imagino que habrá preferencias muy diversas y todas ellas deberían tener posibilidades de ser atendidas.

6 comentarios:

  1. Hola Angel !

    es una lástima que la desidia o la falta de dinero por falta de las instituciones al cargo , haga que se desaproveche la oportunidad para nuestros meteorológos de consultar los ensembles del Centro Europeo .

    España siempre ha ido a la cola del mundo científico en muchas materias .

    un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Empar. Es una política general del Centro Europeo, no es un problema nuestro esta vez. En Aemet sí tienen estos productos pero están sometidos a las normas del Centro en cuanto a su utilización. Quizás, una presión creciente sobre el Centro Europeo lograría una mayor liberalización de sus productos porque lo que hacen es ya, a estas alturas, poner puertas al campo. Veremos.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Saludos

      Ángel

      Eliminar
  2. Angel, me parece fantástico tu comentario. Los modelos son información si se explican y si además se hace bien, librarán al profesional de la presión, como dices bien muchas veces injusta, que soportan los profesionales en esa tercera semana de Pascua.
    P.D. No viene mal recordar que esa tercera semana no es solo post-pronóstico. En Cataluña y Valencia, que a veces se os olvida, el pronóstico es casi tan importante como el de la Semana Santa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe. Tienes toda la razón. A los "no mediterráneos" se nos olvida esa importante semana de Pascua. Espero que ya no se me pase.

      Saludos

      Ángel

      Eliminar
  3. Excelente entrada (como casi siempre). Durante muchos años he hecho la misma broma cuando se acercaba la Semana Santa, por lo general antes o después de SS (casi nunca durante) se produce alguna semana de "buen tiempo" (estable, casi calorcito, despejadete, ...) y yo decía "esta es la semana que los meteorólogos hubiésemos hecho "santa" (y no la que ha "declarado" la iglesia)" ¿a lo mejor con el nuevo Papa "eligen" mejor? ... un saludo Jorge Robles

    ResponderEliminar
  4. Gracias Jorge. Quizás debiera haber una semana de vacaciones de primavera en fecha fija, sin tener que estar ligada a la variabilidad que impone la ocurrencia de la primera luna llena de la primavera. En cualquier caso me temo que, si se quiere asegurar un poco más el tiempo seco y soleado...habría que irse a un mayo muy avanzado....Y menudo "trimestre" largo desde Navidad entonces...En fin, no se si la cosa tiene mucho arreglo!

    Un saludo

    ResponderEliminar