Follow by Email

4 de julio de 2012

Sistemas convectivos como mariposas


En una entrada anterior de este blog comenté como uno de los factores que mas influyen en los fallos de las predicciones realizadas por los modelos numéricos son los errores en el análisis “real” del que se parte para elaborar la predicción. Diferencias muy pequeñas entre ese análisis y la “realidad” –algo que es frecuente dada la imposibilidad de observar la atmósfera en todos sus puntos- pueden dar lugar a errores sustanciales en las predicciones a varios días vista.

Naturalmente la investigación de las situaciones en las que los modelos han presentado mas fallos es una de las primeras prioridades de los centros que se dedican al desarrollo y explotación de estos modelos. A este respecto, el Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo –considerado el líder mundial en este campo- ha publicado un par de artículos muy interesantes en su última newsletter que tratan sobre el origen de los principales fallos en su modelo por lo que se refiere a las predicciones sobre Europa. Aunque recomiendo su lectura completa a quien se sienta interesado en el tema voy a comentar a continuación algunos puntos que creo que pueden resultar de interés un poco mas general.

Una primera conclusión es que las situaciones que presentan mas dificultades de predicción en Europa, sobre todo en la primavera, es la del desarrollo de un potente anticiclón sobre los países nórdicos y la de una borrasca sobre el área mediterránea. Son las llamadas situaciones de “bloqueo” en las que un anticiclón situado muy al  norte “bloquea” el camino normal del chorro polar obligando a éste a desviar claramente su trayectoria y dando lugar a un tiempo anómalo y con frecuencia adverso en bastantes zonas de la Europa meridional. Como curiosidad cabe apuntar que en España hablamos a veces de “bloqueo” cuando no es tal y lo que realmente existe es una extensión hacia el este del anticiclón de Azores o una extensión hacia el  norte de la dorsal anticiclónica norteafricana pero sin que se de un bloqueo específico del chorro polar que circula mas al norte en su trayectoria habitual.

Otra conclusión muy interesante es que las dificultades del modelo para predecir adecuadamente el establecimiento de esta situación de bloqueo están con frecuencia relacionadas con la presencia en el análisis de partida de una vaguada fría en niveles medios-altos de la atmósfera sobre las Montañas Rocosas de Norteamérica. Delante de ella suele existir aire cálido y húmedo procedente del Golfo de México que, en presencia de esta vaguada, se inestabiliza y da lugar a la creación de potentes sistemas convectivos hacia la zona de los Grandes Lagos. Éstos provocan a su vez dificultades en el establecimiento correcto de ese análisis inicial al que antes  me refería.  Pero antes de ocuparme de cuales son esas dificultades voy a comentar un poco, para quien no lo conozca, que es un sistema convectivo.

Un sistema convectivo es una gran masa nubosa con un tamaño muy variable pero que en término medio lo podríamos comparar con la extensión de una provincia como la de Madrid y que está compuesto de nubes tormentosas de carácter convectivo y otras de carácter estratiforme. Su “diseño” está muy bien conseguido para originar cantidades muy importantes de precipitación sobre zonas determinadas ya que permanecen estacionarios varias horas sobre la misma zona o con movimientos muy lentos. Precisamente los sistemas convectivos son los principales responsables, aunque no los únicos- de nuestras copiosas e intensas lluvias mediterráneas y uno de ellos fue el causante de la gran avenida del Júcar que arrasó la presa de Tous en 1982. Además el primero que se documentó en Europa, ya que hasta aquel momento sólo se habían localizado y estudiado en Estados Unidos.

Pues bien,  los sistemas convectivos de los Grandes Lagos tienden a frenar el movimiento hacia el este de la vaguada de las Rocosas que los sustenta de una forma que los modelos no manejan del todo bien por dos razones. La primera es porque, aunque se ha avanzado mucho, en la simulación de la formación y desarrollo de estos sistemas, ésta no es todavía perfecta y por tanto puede no calcularse adecuadamente su interacción con la dinámica de la citada vaguada y por otro lado porque, la escasez o la necesidad de un manejo mas adecuado de los datos de esas zonas, hace que se resienta el análisis de partida. Una curiosidad a este respecto es que una de las principales fuentes de datos en la zona que son las observaciones de los aviones que frecuentemente transitan por ella, se ve seriamente disminuida dado que los aviones evitan volar en estas áreas de mal tiempo.

Vemos por tanto como las dificultades para establecer un correcto análisis de partida por “culpa” de estos sistemas pueden provocar un fallo en las predicciones para cuatro o cinco días después sobre Europa y además en situaciones que pueden llevar a cambios de tiempo importantes. Es una prueba mas de la necesidad de la colaboración  mundial del intercambio rápido y eficaz de datos meteorológicos entre todos los países del mundo. Pocas  veces se ve con tanta claridad como todos dependemos de todos.

 En su final el articulo del Centro Europeo deja planteada una hipótesis muy interesante: ¿harán los ciclones tropicales que se dirigen hacia Europa en otoño tras convertirse en borrascas extratropicales y colocados normalmente delante de una vaguada del chorro polar, un papel parecido al de los sistemas convectivos norteamericanos? ¿serán los causantes de los principales fallos de predicción en Europa en otoño? Estoy seguro que de nuevo el Centro Europeo nos dará mas pronto que tarde una respuesta.

Es curioso que estructuras tan “pequeñas” comparadas con otras grandes estructuras atmosféricas sean capaces de tanto. Pero recordemos, siguiendo a Lorentz, que incluso, el batir de alas de una mariposa podría hacerlo. Así es la atmósfera. Y toda la Naturaleza.

1 comentario:

  1. Un comentario realmente muy acertado, la mejora de la inicialización de datos es clave en la mejora de los resultados de los modelos. Es increíble cómo sistemas tan lejanos pueden llegar a afectarnos. Pero no olvidemos que no solamente de datos meteorológicos viven los modelos, también es importante caracterizar bien los usos de suelo, el estado de la vegetación, la temperatura del mar,...

    ResponderEliminar