Follow by Email

25 de julio de 2012

Fusión en Groenlandia: una evidencia más


La publicación de una información de la NASA sobre la evolución de la fusión de la capa superficial de hielo de Groenlandia ha dado lugar a un cierto revuelo en los medios informativos debido en parte a una deficiente interpretación de la noticia pero, mas allá de ello, por lo que supone como una prueba mas del calentamiento progresivo de las zonas árticas.

Durante el verano, entre un cuarenta y un cincuenta por ciento de la capa superficial del hielo groenlandés se funde para, en su mayor parte, volver a solidificarse poco tiempo después. Ese es un fenómeno bien conocido e interesa básicamente –insisto en ello- sólo a la capa mas superficial. Lo que ha llamado la atención en este mes de julio es que en muy pocos días se ha pasado de una extensión del cuarenta a mas del 90, algo que nunca se había observado durante los 30 años de observaciones satelitales, si bien algunas investigaciones basadas en el estudio de los testigos de hielo parecen indicar que es un fenómeno que puede tener una recurrencia de unos 150 años.

Tal como indica la NASA la causa próxima ha sido el establecimiento sobre Groenlandia de una gran masa de aire cálido o dorsal anticiclónica que ha permanecido estacionaria sobre ella. Estas situaciones mantienen durante varios días los cielos despejados y dan lugar por tanto a una importante insolación y a un aumento progresivo de las temperaturas ya que, al tratarse de una situación anticiclónica, el predominio de la estabilidad da lugar a que el aire de las capas bajas se renueve muy poco.  Además -por lo que indica la nota- otras dorsales cálidas menos permanentes ya habían hecho antes un trabajo previo de calentamiento.

Aunque, ya de por sí, lo súbito e intenso de la situación llama la atención, su mayor importancia reside en que puede tratarse de una muestra mas del calentamiento global a través de un mecanismo al que ya me referí en otra entrada de este blog. Éste, aún en plena investigación, parece consistir en el traslado progresivo del chorro polar –el gran rio de aire en niveles altos que dirige las trayectorias de borrascas y anticiclones- hacia latitudes mas altas. Al mismo tiempo este chorro  disminuye su velocidad como consecuencia de un menor contraste térmico entre latitudes altas y medias por el progresivo calentamiento. Y, al perder velocidad, formaría mas “meandros” u ondas mas lentas o casi estacionarias. Ello quiere decir que tanto las borrascas como los anticiclones ligados a esas ondas afectarían durante periodos mas largos a una misma zona dando lugar a un mayor número de fenómenos adversos bien sea bajo la forma de lluvias abundantes y continuadas en una misma zona o en su caso a elevaciones continuadas e intensas de las temperaturas, tal como ha ocurrido en el caso de Groenlandia.

Si bien  ese resultado obtenido de los testigos de hielo a que me  refería antes podría apuntar a que se trata de un fenómeno natural que se repite cada 150 años el resto de sucesos que están sucediendo en  el Ártico parece indicar que esta anómala fusión es una pieza o una  muestra mas de un proceso a gran escala que produce un transporte neto de calor desde latitudes medias y bajas hacia las altas En resumen, el aire cálido parece de una forma u otra ganar cada vez mas terreno sobre el planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario