Follow by Email

23 de diciembre de 2020

Recordando a José Antonio


"Es un consejo de jubilado reciente, que no se ha arrepentido ni un solo segundo en estos dos años, y eso que el trabajo que yo hacía era el más gratificante que yo pudiera imaginar".

Este “jubilado reciente” que aconsejaba la jubilación a otro compañero y que tan feliz se mostraba con su trabajo en AEMET, se nos acaba de ir cuando, disfrutando de esa jubilación y en plenas facultades, fue atropellado paseando en bicicleta.

Este jubilado era José Antonio García-Moya, una persona profundamente conocida y querida en AEMET y en muchas instituciones y grupos meteorológicos internacionales. José Antonio era un meteorólogo “todoterreno”. Con una sólida formación científica, gran capacidad de observación y aguda inteligencia tenía una visión amplia e integradora de la meteorología, si bien estuvo fundamentalmente ligado a la predicción en sus distintas facetas. Tras su época como observador en Palma de Mallorca, pasó a convertirse en predictor y posteriormente jefe de Grupo en el Grupo de Predicción y Vigilancia de Baleares. Todo ello le hizo tomar un profundo contacto con la compleja meteorología mediterránea y le llevó a participar activamente en distintos proyectos internacionales con protagonismo mediterráneo, tales como PYREX o ALPEX.  Orientado después hacia la Predicción Numérica y trabajando ya en Madrid fue hasta su jubilación en 2018 uno de los puntales básicos de su desarrollo en AEMET y en Europa debido también a su profunda involucración en distintos grupos internacionales. Y a este respecto es muy de destacar su amplia y profunda contribución al desarrollo de la predicción probabilista en estos ámbitos; una cuestión clave en la evolución mundial de la predicción meteorológica. Las imágenes que siguen, cortesía de su amigo y compañero Carlos Santos, corresponden a distintas reuniones de algunos de los grupos de investigación en los que estuvo integrado:





José Antonio García-Moya, Víctor Homar Santaner (Universidad de Islas Baleares UIB) y Carlos Santos Burguete (AEMET), en el segundo congreso de sistemas de predicción por conjuntos para el corto plazo celebrado los días 7-8 Abril de 2005 en Bolonia, Italia).

Elena Padorno Prieto, Jesús Rodríguez Déniz, Jana Sánchez Arriola, José Antonio García-Moya, Javier Calvo Sánchez y Alberto Martín García, todos ellos representando a AEMET en la reunión anual del grupo de investigación HIRLAM (modelos atmosféricos regionales de alta resolución) celebrada en la primavera de 2016 en Lisboa.

Pero todo ese trabajo científico no le impedía a José Antonio disfrutar profundamente de la vida. Recuerdo la alegría con que me contaba su experiencia volando en un avión de investigación, casi rozando las olas del Mediterráneo, en un día de fuerte temporal de tramontana durante el proyecto PYREX, o la sorpresa que nos causó cuando nos dijo que se había apuntado a una academia de bailes de salón, o cuando mostraba su gran afición literaria que incluso le llevó a publicar en estos dos últimos años un libro de microrrelatos y una novela ambientada en los tiempos y circunstancias de ETA. Incluso hace unos meses me dijo que estaba escribiendo otra novela más que había pensado publicar este otoño. Una novela que yo estaba esperando....y que me temo que ya no podré disfrutar.

Era también un excelente conversador y un agudo polemista. Si ibas a debatir con él y tenías una opinión contraria a la suya tenías que ir bien preparado porque sus reacciones eran rápidas y sus argumentaciones eran claras, contundentes y con mucha frecuencia excelentemente fundamentadas. Pero aunque el debate fuera intenso, su agudo sentido del humor, que siempre le acompañaba, podía rebajar cualquier tensión que hubiera podido generarse.

Y aunque un punto pesimista -que suavizaba con ese humor tan suyo- había en él un fondo profundo de nobleza y fidelidad. Y de cariño y amistad tal como lo reflejó en las, para mi ,emocionantes palabras que me dirigió en el acto de mi despedida de AEMET. Y también lo mostró luego, en su propia jubilación, cuando nos escribió a l0s compañeros despidiéndose con una hermosa carta de la que entresaco esta frase:

Mirando hacia atrás creo que ha sido toda una vida dedicada a AEMET y ha sido una vida feliz y fructífera. Como vosotros habéis sido parte de esa vida, quiero daros las gracias de corazón por todos los momentos compartidos.

Y también de su amistad y de su fortaleza son una muestra estas frases suyas, de hace muy poco tiempo, entresacadas de unos mensajes colectivos que un grupo de compañeros entre los que él estaba hemos intercambiado en estos últimos años y en las que se refería a la actual pandemia:

Seguiremos siendo los mismos pero, sea como sea, estaremos aquí para aguantar lo que nos echemos nosotros mismos encima.

O esta hermosa despedida de uno de sus últimos mensajes:

Un abrazo para todos y fuerza para aguantar lo que venga.



Gracias José Antonio. Esa fuerza que nos deseabas y que estaba en ti, nos va a seguir acompañando en estos tiempos duros. Y con ella tu recuerdo siempre vivo. Siempre.

9 comentarios:

  1. Gracias por tu reseña Ángel. ¡Una putada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No sé quien eres pero está claro que estimabas mucho a José Antonio. Es suficiente y estamos muy unidos en ello. Le vamos a echar mucho de menos!

      Eliminar
  2. Muchas gracias por esta reseña, Ángel. Para quienes hemos compartido vivencias con José Antonio, podemos entender esas palabras y sentir una gran emoción al recordarlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Miguel Ángel. Pues sí, salió muy de dentro lo que escribí; nunca pensé que iba a sentir tanto su pérdida. Casi sin darnos cuenta José Antonio caló hondo y le vamos a echar mucho de menos. Un abrazo Miguel Ángel

    ResponderEliminar
  4. muchísimas gracias Ángel, yo todavía no reacciono. Es terrible, como dices estaba lleno de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ana. Cuesta mucho aceptarlo. Le queríamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Manolo Palomares, otro gran amigo de José Antonio me envía esta aportación:

    Mi primer recuerdo de él es en Ibiza, primeros años 80 cuando JA era observador en Palma y venía con una enorme bolsa de herramientas para irnos a cambiar las cintas y revisar las vetustas estaciones del Mapa Eolico Nacional en Ibiza y Formentera. Era un "manitas" y lo demostró muchas veces después en cosas más difíciles. Mi último recuerdo es de hace apenas unas semanas cuando yo cruzaba un paso de zebra en Majadahonda sin verle y el me dedicaba un sonoro Manoloooo!! desde su bicicleta. Paró y charlamos un rato. También coincidimos poco antes de su jubilación en alguna reunión cuando yo estaba en Bruselas. Una fue en pleno mes de enero en Hesinki, en el FMI y José Antonio me dijo que si volvíamos caminando. Estas loco le dije, hacía 16 bajo cero, y son 4 o 5 kilómetros a los hoteles. Pero él insistió y me dijo que había ido muchas veces al FMI por temas HIRLAM y siempre volvía andando. Así que para allí que nos fuimos, pero a mitad de camino yo que no soy tan duros tuve que rogarle que nos calentáramos un poco en un bar.

    JA era tal como dices, todo un carácter, nunca le olvidaremos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Ángel, por dedicar a mi hermano este reconocimiento. Muchas gracias a todos los compañeros que nos han mostrado su apoyo. Estamos desolados pero fuertes y entre todos nos apoyamos para salir adelante. Gracias de nuevo.
    Mariví García-Moya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marivi, antes que nada acompañaros de corazón en el dolor que estáis pasando. Nunca pensé que la marcha de José Antonio también me dolería tanto a mí. Es la señal de lo que has querido y quieres a una persona aunque a veces en el día a día casi no seas consciente. Ese dolor me llevó a revisar sus últimos correos porque quería "sentirle" en ellos y de ahí brotó con todo cariño y sinceridad lo que escribí. Si os ha ayudado mínimamente en este trance me alegro mucho. Tenéis todo mi apoyo y mi ánimo y si en algo os puedo ser útil mi correo es angel.rivera8@gmail.com
      Un abrazo grande para ti y el resto de la familia.

      Eliminar