Follow by Email

4 de febrero de 2014

Cuando las ciclogénesis explosivas son noticia diaria...o dejan de serlo

Con alguna frecuencia me he ocupado en este blog de las ciclogénesis explosivas y de su fuerte impacto mediático desde aquella y trágica inundación de Badajoz en noviembre del 1997  provocada por una borrasca en pleno proceso de profundización por este mecanismo. A partir de entonces ha surgido de vez en cuando la noticia de alguna que otra "ciclogénesis explosiva" y, debido por una parte  a su denominación, por otra a su relativa rareza y, sobre todo, por su potencial peligrosidad, siempre ha sido noticia en los medios. 

Fue a finales del pasado mes de diciembre cuando un nuevo fenómeno de este tipo volvió a ser noticia al tiempo que  abría, o al menos intensificaba, un periodo fuerte actividad ciclogénetica en el Atlántico norte, que se ha extendido durante todo el mes de enero y continúa ahora, a principios de febrero, todavía con gran vigor. Durante este periodo se han desarrollado mas borrascas por este mecanismo "explosivo" pero, bien sea por su repetitividad o por la importancia de los temporales marítimos a que han dado lugar, han dejado al menos por ahora de ser noticia en sí mismas.

Durante esta semana los modelos nos muestran el desarrollo de tres nuevas borrascas que van a afectar a la Península Ibérica de forma mas o menos directa, pero siempre con fuerte impacto de vientos, lluvias y de nuevos temporales en la mar. Las tres están siendo,  o van a ser, producto de nuevas ciclogénesis explosivas. Podemos seguir su desarrollo a continuación mediante los mapas previstos de superficie del Met. Office británico.


En este primer mapa previsto para mediodía de hoy martes, se aprecia la profunda borrasca que ya afecta a Galicia y que ha sido producto de una "ciclogénesis explosiva", es decir, que se ha profundizado 24 hPa o más en 24 horas. En el ángulo inferior izquierdo aparece otra borrasca naciente con unos 1007 hPa en su centro a la que vamos a seguir su evolución en el mapa siguiente:



En este nuevo mapa previsto para 24 horas después del anterior, esa nueva borrasca se ha profundizado también con gran rapidez encontrándose ya en la zona de Azores. La presión en su centro es de unos 980 hPa, es decir se ha profundizado unos 27 hPa en 24 horas: nuevo proceso de ciclogénesis explosiva.



24 horas mas tarde, a mediodía del próximo jueves, la borrasca que venimos siguiendo afecta ya de nuevo a la Península y sobre todo a Galicia. Ha cesado ya su proceso de profundización, es decir ya no actúa el mecanismo de la ciclogénesis explosiva, pero sigue siendo muy intensa. De nuevo vemos aparecer en el ángulo inferior izquierdo una nueva borrasca, ya bastante desarrollada. Veamos que hace en el mapa siguiente:



Pues aquí está de nuevo en pleno Atlántico a mediodía del próximo viernes. Se ha profundizado unos 28 hPa en 24 horas: otra ciclógenesis explosiva más en marcha. En principio no aparece ninguna nueva borrasca más al oeste. Los modelos de medio plazo tienden a indicar que las condiciones propicias para que continúe la formación de nuevas borrascas pero al parecer con una trayectoria mas septentrional.

Lo que me llama la atención de esta situación, que se prolonga ya más de un mes, no es tanto la abundancia de borrascas, porque en los temporales atlánticos de los años 70 y 80 el desfile de borrascas atlánticas sobre la Península era casi ininterrumpido, como también creo que ocurrió en el invierno 2009-10, sino su intensidad mediante sucesivos procesos de ciclogénesis explosivas o casi. Ello quiere decir que las condiciones básicas para su aparición se mantienen en el tiempo: un chorro polar potente sobre las zonas de mayor contraste entre las masas de aire polar y subtropical como "motor" de formación y desarrollo y un adecuado suministro energético para ese "motor" a través de una buena reserva de calor en las aguas atlánticas subtropicales. 

No sabremos exactamente las causas que han conducido a ello hasta que no se publiquen los estudios científicos correspondientes. ¿Tiene que ver la casi total ausencia de ciclones tropicales este año en el Atlántico? ¿Están influyendo las fuertes descargas frías sobre Norteamérica? ¿Qué mecanismo está dando lugar a un chorro tan rectílineo e intenso como el actual? Entre la atmósfera y el oceano todo está relacionado. Falta saber en qué proporción en este caso.

4 comentarios:

  1. Hola Ángel !

    como bien dices no sabremos las causas exactas hasta que no se publiquen los estudios correspondientes...
    Pero creo que en mi humilde opinión , podemos tener ya bastantes pistas para encontrar a " los posibles culpables " , ,
    respondiendo a tu primera pregunta :
    Pienso que la energía almacenada en el Atlántico es muy fuerte , ya que los huracanes esta temporada pasada , casi han brillado por su ausencia...

    En cuanto a la segunda pregunta : evidentemente toda esas descargas de frío polar que están llegando sobre Norteamérica , impulsadas por el potente anticiclón que se instaló hace un par de meses sobre las Aleutianas ( Alaska ) , cuando tropiezan con aire cálidos y húmedos provenientes del jet subtropical , y la energía almacenada en el océano , crean estos carruseles de borrascas....

    Sobre el mecanismo que está dando esta corriente de chorro , tan rectilínea , la QBO en fase Oeste , creo que tiene mucho que decir,,, pues normalmente esta oscilación suele influir en fuertes vientos del Oeste y perturbar a la Oscilación del Ártico , inestabilizandola , quiero decir, que la hace muy oscilante, ora positiva ora negativa... lleva unos días negativas, pero la NAO su prima estaba positiva, tanto basculeo , debería influir en desestabilizar el Jet Stream ,, pero no, la QBO en fase W, y la NAO positiva están dándole la fuerza suficiente para que no se meandrice ....

    Creo que estos ingredientes y algunos más que seguro que se me escapan , son suficientes fuertes para explicar en parte ,,,, la sucesión de borrascas tan brutales o explosivas que están visitando el NW penínsular...

    un abrazo MAESTRO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo por tu documentado comentario Empar. Por ahí parecen ir las cosas. Por lo que se refiere a la estructura del chorro, seguro que está en relación con las oscilaciones que comentas...pero siempre creo que son dos caras, o dos expresiones de la misma moneda. Lo que me apasiona, y creo que a tí también, es conocer a "la moneda" en su conjunto y no unas facetas u otras. Y eso me parece casi inalcanzable por la extremada complejidad -y muchas veces simultaneidad- de las interacciones.

      Pero bueno, ahí vamos, no? ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola.
    Yo vengo observando que desde la ciclogenesis explosiva que nos afectó en Enero del 2009 en Cataluña provocando serios destrozos, vienen siendo habitual estos fenomenos atmosfericos y no son exclusivos de este año.Bien es cierto que la frecuencia en la formación de estos eventos, si está siendo llamativa.Lanzo mi pregunta, si desde que empezó el actual ciclo solar 24 en 2008 y segun la NASA está siendo el mas debil en mas de 100 años, no es mucha casualidad que los ultimos 5 inviernos hayan sido severos en Europa y el presente en EEUU y puede que la baja actividad solar ya pueda estar afectando los diferentes niveles atmosfericos y sobretodo la estratosfera?

    Saludos.

    Joan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joan. Puede que tengas razón. Sin embargo la mayoría de los científicos no dan un peso excesivo a la relativamente baja actividad solar. Por otra parte, fíjate en las tremendas olas de calor en Australia y distintas zonas de Sudámerica. Si el sol influyera tan directamente no tendríán que ser veranos tan extremos.

      En el fondo, todo influye en todo...lo que nos falta saber bien es en qué proporción.

      De nuevo, muchas gracias.

      Eliminar