Follow by Email

19 de septiembre de 2013

Bloqueo y veranillo

Un refrán muy famoso de septiembre es aquel de "Septiembre, o seca las fuentes o lleva los puentes". Hace referencia a la gran variabilidad de este mes y a su tendencia a los extremos. Esa "extremosidad" la refleja, de forma ya casi trágica, ese otro que dice nada menos que "Septiembre, se tiemble". 

Así es. Septiembre es muy propicio a los contactos entre las primeras masas de aie frío que descienden del norte con otras cálidas, tanto terrestres pero sobre todo marítimas mas meridionales. Ello, unido a la acción de algunos "remontes" del chorro subtropical, da lugar con frecuencia a una acusada inestabilidad con la producción de grandes diluvios generalmente tormentosos. Otras veces, durante buena parte del mes, el anticiclón atlántico domina sobre la Península Ibérica, dando lugar a un tiempo muy cálido y seco donde ya la ausencia de agua se hace notar en campos y manantiales tras el largo verano. Este año, aunque algunos frentes han afectado a la vertiente cantábrica y también algunos primeros embolsamientos fríos han provocado tormentas, a veces severas, en puntos de la mitad oriental peninsular, septiembre está teniendo en general un carácter más bien seco y si, aún no "seca las fuentes", es en buena medida por la gran cantidad de lluvia acumulada en la pasada primavera.

Esta situación de tiempo seco y estable tiende a generalizarse durante, al menos, los próximos seis o siete días. La causa es la intensificación de la situación de bloqueo a la entrada de borrascas mediante el reforzamiento y establecimiento sobre la vertical de la Península de una potente dorsal anticiclónica, con un eje norte-sur muy bien definido. Salvo alguna niebla, el cielo estará bastante despejado si bien es probable que, según vayan pasando los días, las calimas vayan aumentando debido, por una parte, a un aumento de la contaminación por la persistente estabilidad y por otra a la posible entrada de algo de polvo en suspensión de origen norteafricano, ya al final del periodo. Las temperaturas ascenderán aunque la mayor duración de las noches evitará que se registren máximas muy altas. No es probable que se alcance ningún récord para septiembre, aunque, si la comparación se hiciera sólo en relación con la segunda quincena del mes o con la tercera decena, es posible que se pudiera estar cerca de ello.

La formación, o intensificación, de esta situación de bloqueo viene provocada por el distinto comportamiento en las velocidades de desplazamiento de las grandes ondas de la circulación del chorro polar en nuestro hemisferio norte. Así, mientras en los próximos días una vaguada de esta circulación se desplaza hacia el este con cierta rapidez desde Norteamerica, la dorsal anticiclónica atlántica-europea lo hace con mucha menos rapidez, incluso digamos coloquialmente que "opone bastante resistencia" a ese empuje de la vaguada. 

Mapa de 500 hPa (ECMWF) previsto para las 00UTC del sábado 21 de septiembre. Una amplia dorsal anticiclónica se extiende desde Azores hasta Baleares mientras que una profunda vaguada avanza desde Canadá hacia pleno Atlántico.


Igual que el mapa anterior pero previsto ahora para las 00 UTC del domingo 22 de septiembre. La vaguada avanza y se profundiza sobre el Atlántico mientras que la dorsal se mueve algo hacia el este aunque con bastante menor velocidad; al mismo tiempo su eje se alarga más de sur a norte. El "frenado" de la vaguada va a dar lugar a que se cierre y se reconstruya la circulación del chorro mas al norte quedando aislada al sur una DANA que parece que se convertirá en borrasca fría al desarrollarse bajo ella una marcada circulación ciclónica.

Veinticuatro horas después, a las 00 UTC del lunes 23, la situación "en omega" aparece ya bien formada aunque sería "perfecta" si la vaguada sobre el Mediterráneo oriental fuera una borrasca fría. En la zona de Azores aparece ya la perturbación aislada que en este caso parece que será una borrasca fría. Permanecerá algo errática en esa zona durante varios días y puede dar lugar a interesantes evoluciones en su seno que hay que ir siguiendo. Obsérvese también la gran lengua de aire cálido extendiéndose desde el norte de África hasta las Islas Británicas originada por los cielos despejados, los débiles vientos o calmas, una cierta acción de subsidencia o descenso del aire junto una débil entrada de aire norteafricano.

El resultado es que esa dorsal se queda prácticamentre estacionaria sobre Iberia al tiempo que la vaguada atlántica acaba cerrándose y dando lugar probablemente a una borrasca fría en pleno Atlántico. Aparece así una situación que los meteorólogos denominamos "en omega" por su cierto parecido con esa letra griega. Es bastante estable y también de relativa buena predecibilidad tal como corroboran los pocos productos probabilistas del Centro Europeo de los que disponemos "en abierto".

El tiempo sensible durante una situación de este tipo suele ser bastante repetitivo. Si nos encontramos, como en este caso, bajo la dorsal, la sequedad y la contaminación creciente suele originar algunas molestias a bastantes personas Si estuviéramos bajo la borrasca fría tendríamos varios días de tormentas y de tiempo húmedo y fresco; por todo ello es por lo que las situaciones de bloqueo se relacionan con una mayor cantidad de fenómenos meteorológicos adversos y de ahí la preocupación porque su aparición pueda ser cada vez mas frecuente a causa del calentamiento global, algo que ya he comentado en algunas entradas anteriores.

Los bloqueos son también aburridos para los aficionados a la meteo y molestos para los comunicadores meteorológicos que acaban agotando su narración por repetitiva. En cualquier caso, y aparte del reto de ver por que zona - si por la oriental o por la occidental- se rompe el bloqueo, me parece interesante seguir la evolución de la borrasca fría atlántica y de la posible perturbación subtropical que pueda aparecer en su seno. Si lo hace, hablaremos de ella.

Los modelos presentan síntomas de que  esta situación acabe en los últimos días del mes por la entrada sobre la Península de la borrasca o ya, vaguada atlántica. Después de tantos días casi veraniegos ¿faltará el veranillo de San Miguel a su cita? No me lo creo, simplemente quizás se haya adelantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario