Follow by Email

10 de diciembre de 2012

¿Hay alguien ahí?

Mientras que la cumbre sobre el Cambio Climático en Doha ha acabado con pobres resultados por lo que se refiere a una reducción ambiciosa y eficaz de gases de efecto invernadero, los informes científicos sobre el calentamiento global y sus efectos siguen apareciendo. Así, en un reciente estudio publicado por la revista Science se presentan los resultados de un estudio internacional llevado a cabo de forma conjunta por 26 instituciones en el que se concluye que tanto Groenlandia como la Antártida están perdiendo hielo. En el caso de Groenlandia esa pérdida es en la actualidad cinco veces mayor que en los años 90; en la Antártida se produce de forma mas irregular aunque el resultado neto es de disminución. Este último hallazgo parece aclarar definitivamente la situación en el continente helado ya que en algunos estudios anteriores - a los que hice referencia en otra entrada- aparecía una tendencia a un aumento pequeño de la masa helada. Por otra parte, en lo que respecta al inusitado deshielo veraniego del Ártico, un reciente informe publicado por NOAA alerta entre otras cosas sobre los cambios biológicos que esta anómala situación ha puesto en marcha.

Como ya he expresado otras veces, mi opinión es que una causa importante de que los políticos no alcancen resultados eficaces en relación a la reducción de los gases de efecto invernadero es la todavía escasa presión social a escala  mundial. Esa presión está en relación directa con la concienciación pública sobre la situación del calentamiento global y su probable evolución y consecuencias. Es verdad que el tema es complejo y puede obedecer a distintas causas psico y sociológicas pero en cualquier caso es muy importante la información que llega a ese público. A este respecto me ha llamado mucho la atención el artículo publicado en el último número de la revista "Rolling Stone" en el que se hace referencia a las informaciones que sobre el cambio climático ofrecen  a sus telespectadores los comunicadores meteorológicos en Estados Unidos. Tras un interesante recorrido por el tema con abundantes referencias y testimonios gráficos, la conclusión del artículo es que sólo menos de un tercio de estos comunicadores está de acuerdo con el origen antropogénico del calentamiento global mientras y mas de un cuarto de ellos lo considera una "estafa". Es curioso -y desalentador- ver que las causas para esa "negación" de los comunicadores no son científicas -el último comunicado al respecto de la "conservadora" American Meteorological Society (AMS) es ya claro y contundente- sino de caracter socioeconómico -no queremos cambiar nuestro estilo de vida- o político al ser algunos de los grandes magnates de la comunicación adalides de las posturas conservadoras negacionistas. Y a ello debería añadirse la falta de una adecuada formación científica de muchos de estos comunicadores.

¿Y en España? Aquí no hay tanto una sociedad que se debata entre la incredulidad o incredulidad sino una sociedad en gran medida desinformada. ¿Que espacios hay en las televisiones en las que de forma continuada se explique con tiempo, con buena pedagogia y de la mano de expertos todo lo que se va investigando y descubriendo sea en uno u otro sentido? Y como ya he dicho otras veces: ¿Qué institución española establecería informes claros y periodicos sobre la situación de España en relación con el calentamiento y su evolución? Estos informes deberían tener una distribución amplia por los medios y ser la base de debates, tertulias u otros programas de información o de opinión.

Por tanto mi pregunta sigue siendo: ¿Hay alguien ahí?

2 comentarios:

  1. El único espacio en el que se informa a la gente de estas cosas de manera sencilla y que llega con un gran mensaje es "El temps del Picó" con el tan querido y respetado Alfred y José Luis Gallego en el esapcio de medio ambiente aunque restringido al ámbito de Catalunya pero puede verse por internet, del resto de medios nada de nada.

    ResponderEliminar
  2. Así es. Picó siempre ha sido un elemento singular e importante en la comunicación meteo y climatológica aunque restringido desgraciadamente al ámbito catalán. Lástima que la oportunidad y el ejemplo no se haya extendido!

    ResponderEliminar