Follow by Email

16 de diciembre de 2012

Avisos meteorológicos: un experimento importante

En diversas entradas de este blog me he referido a la importancia que tiene el que los avisos meteorológicos sean adecuadamente comprendidos por el público al que van dirigidos. Ello implica la utilización de un lenguaje adecuado para cuya determinación he apostado siempre por la colaboración entre meteorólogos, expertos en ciencias sociales y comunicadores, dado que no es una responsabilidad de los primeros conocer como debe estar estructurado el mensaje y que vocabulario debería utilizarse para  que sea efectivo. Cuestión aparte es la inclusión en el propio mensaje de información específica sobre los impactos personales y sociales que el fenómeno adverso puede causar. En Europa existe un debate sobre este tema dado que en muchas ocasiones las competencias sobre una cosa y otra están repartidas, pero en Estados Unidos los avisos de la NOAA incluyen cuando corresponde estos posibles impactos, algo que parece cada vez mas interesante dado que se unifica y se simplifica el mensaje.

Dejando de momento aparte esta segunda cuestión -que en algún momento deberá abordarse en profundidad en España- quiero referirme a un experimento que acaba de poner en marcha en Estados Unidos la NOAA (la Administración Nacional para la Atmósfera y el Oceano) para simplificar el lenguaje de los avisos. Hasta el próximo 31 de marzo, y con independencia de la rutina normal de los avisos establecidos, algunos de sus centros regionales de predicción, van a elaborar  otros avisos alternativos sobre fenómenos adversos invernales que no se van a difundir públicamente pero que estarán disponibles a través de una página web para todas aquellas personas que deseen participar en la experiencia y evaluarla. Esta iniciativa está enmarcada en un ambicioso plan denominado "Weather-ready nation" que pretende lograr una mejora sustancial en el soporte meteorológico que NOAA brinda a la sociedad norteamericana.

Usualmente el sistema de avisos norteamericano incluye tres tipos de mensajes. "Watch" indica la posibilidad de ocurrencia de un fenómeno meteorológico adverso pero sin poder precisar aún adecuadamente las horas de ocurrencia o localización concreta. Se emite un "advisory" cuando se espera la ocurrencia inminente de un fenómeno que no es especialmente peligroso pero que exige precaución. Finalmente, se lanza un "warning" cuando la ocurrencia de un fenómeno peligroso es inminente o incluso está ya ocurriendo. 

Dado que diversas investigaciones han mostrado que no todo el público distingue adecuadamente el significado de estas denominaciones, se ha planteado la utilización de otros términos. Así en el caso de un "watch" la frase inicial: "The NWS has issued a........watch..." se cambia por " The NWS forecasts the potential for...". En el caso del "advisory" la frase "The NWS has issued an.....advisory" queda sustituida por "The NWS advises caution for...". Por fin, en el caso del "warning" se sustituye "The NWS has issued a.......warning" por "The NWS has issued a warning for a dangerous...." donde al tiempo que se mantiene la palabra "warning" se añade también "dangerous" que refuerza el contenido.

Sin entrar ahora en el debate sobre las diferencias, ventajas o inconvenientes de los sistemas de avisos europeo (y español) y norteamericano lo que quiero destacar es la importancia que NOAA da a esta cuestión y en general al programa "Weather-ready" consciente del importantísimo impacto económico y social que la meteorología posee. En Europa ha habido algunas iniciativas entre sus Servicios Meteorológicos para la modificación del significado de los niveles de aviso o para la inclusión de los "impactos" en el texto de los mismos. Si bien en España debemos movernos sin ninguna duda en el marco europeo, son necesarios estudios e investigaciones multidisciplinares específicas para ver cual es el mejor lenguaje a emplear y cómo la población puede estar adecuada y puntualmente informada sobre los impactos a que el fenómeno previsto puede dar lugar. Sigue siendo urgente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario