Follow by Email

13 de enero de 2021

La fusión de la nieve y el hielo: El difícil equilibrio

 

Si bien la fusión de la gran cantidad de nieve y hielo que afecta a gran parte de la Península no sea una necesidad urgente para el campo – aunque para algunas faenas agropecuarias entiendo que sí- creo que es fundamental para que las actividades en pueblos y ciudades puedan ir volviendo a la normalidad.

La actual situación anticiclónica ayuda poco, por no decir casi nada a esa normalización. A veces se dice que “cuando nieva templa”. Ello es así cuando la nevada responde a la llegada de un primer frente atlántico, con su aire más templado y húmedo, tras unos días de tiempo muy frío, y que suele ser el inicio de un temporal atlántico. Pero esta vez no ha sucedido. “Filomena” no respondía a ese tipo de situaciones y tras su paso el anticiclón se instaló con rapidez sobre la Península manteniendo día tras día una capa de aire muy frío pegada al suelo y haciendo muy difícil la fusión.

Si siguiera esta situación de forma indefinida creo que podríamos continuar con los montones de nieve y hielo durante semanas o incluso algún mes dependiendo de las zonas. Haría falta por tanto un tipo de “ayuda” que permitiera una fusión lenta y continuada para no generar una situación de fuertes embalsamientos de agua e incluso de inundaciones. En ese contexto creo que la evolución  que los modelos empiezan a intuir para comienzos o mediados de la próxima semana podría permitir ese tipo de ayuda. La llegada de un temporal de poniente -en este caso de oestes/noroestes- con aire más húmedo y acompañado lluvias en la vertiente atlántica podría permitir ese tipo de fusión. En cualquier caso es un equilibrio difícil porque si es más del suroeste el aire sería más cálido y húmedo y la fusión más rápida y peligrosa. Y no digamos si lo que llegara fuera una entrada seca y cálida del sur.

Tal como muestran estos mapas de superficie del modelo probabilista del Centro Europeo hay posibilidades de una entrada atlántica sobre la Península a comienzos o mediados de la próxima semana.


Meteograma para un punto del centro peninsular obtenido a partir del modelo probabilista del Centro Europeo. Se observa la tendencia a partir de comienzos de la próxima semana a un aumento de la nubosidad, de la probabilidad de precipitaciones y de la velocidad del viento así como a una suavización creciente sobre todo de las temperaturas mínimas. 

Naturalmente esta situación de oestes actuaría de modo distinto en la vertiente mediterránea dado que la fusión de la nieve sería ahí mucho más eficaz al llegar el viento de poniente más seco y algo recalentado.

En cualquier caso conviene seguir atentos a esta evolución a través de los modelos para ir constatando su probabilidad de ocurrencia en uno u otro sentido y tomar las medidas que pudieran ser adecuadas en un caso u otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario